Marķa Mvs

Sin nada que esconder

Lo juré. Juré que si volvía a escuchar otras de sus charlas le desobedecería. Soy la hija que todo padre de clase alta podría desear aun así no es suficiente para el mío. La cosa va a cambiar, he oído hablar de una macro fiesta para gente como yo, una amiga va a ir, la diferencia es que ella va a todas, desobedeciendo a sus padres y yo voy a escaparme por primera vez. Son las dos de la mañana, mis padres se acostaron hará una hora, estarán ya durmiendo, me dispongo a salir por la ventana cuando nuestro perro guardián está a punto de ladrar, y cuando le lanzo una mirada suplicante parece entender mi sufrimiento y mi sensación de encarcelamiento, por lo que se vuelve a acostar. Corro, corro rápido con los tacones en la mano, tengo un miedo atroz, pero no me detengo, espero unos 10 minutos hasta que Drina aparece en la moto y me hace un gesto para que suba, es también la primera vez que monto en moto y estoy terrada ya que Drina irá a 200km/h en una zona de 100km/h. Ya puedo escuchar la música, cuando nos adentramos en la gente pierdo a Drina, aun así no me detengo, como si mis pies no hiciesen casi a mi cabeza que solo puede pensar en donde estará.
Y justo en ese momento es cuando todo cambia, veo a Alex, a Alex. Es el chico, mas guapo de todo el instituto, yo siempre he pensado que jamás se iría a fijar en mí. Pero aun que nunca hayamos hablado se dirige hacia mi mirándome como si fuese a comerme y me susurra al oído: “hoy estas deslumbrante” Entonces mi cuerpo se mete en una burbuja, como si quisiese escapar de mi muralla tímida y llevarme hacia algo que estoy descubriendo, la diversión, no pensar en el mañana y a vivir en el presente. Cuando empezamos a bailar de esa manera tan ‘indecente’, como llamarían mis padres, sentí que no era yo quien controlaba los movimientos si no la música. Parecía que estábamos los dos solos. Alex y yo. Solos, bailando, en aquella fiesta tan llena de gente. Cuando Alex para de bailar me asusto, algo he hecho mal, pero fue entonces cuando me gira y me  besa la comisura de los labios y cuando me vuelve a besar lo hace en los labios.Nos besamos. Nos besamos casi durante horas, sin temor, sin nada de que avergonzarnos, porque en realidad, ¿qué tenemos que esconder?

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Marķa Mvs.
Published on e-Stories.org on 04/28/2014.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Short Stories)

Other works from Marķa Mvs

Did you like it?
Please have a look at:

Ya son 10 meses - Marķa Mvs (Sorrow)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)