Joel Fortunato Reyes Pérez

EL ESPEJO INQUIETO ( Anticuento Dadaísta )

EL ESPEJO INQUIETO
((( Anticuento Dadaísta )))

Estuvo mucho tiempo ahí; mirándose dentro de aquel
hombre de vidrio, inventado en alguna parte, movién-
dose entre esos personajes de otro mundo;  irrecono-
cible dentro del traje de luz en la noche.
Inquieto, esperó unos minutos antes de saltar del mar-
co excesivamente obscurecido; se levantó del escrito-
rio y fue a darle un abrazo.  El calor del desierto volvía
el cuerpo húmedo, pegajoso, como un estrecho río de
corrientes rápidas que lo empaquetan todo y conduje-
ran luego  las cajas a una oficina de transportes, man-
dando con ellas el importe del último reflejo de la tarde
 y una pequeña cantidad de dulces como regalo a las
 sombras,quienes no esperaban de las velas mayores
 consideraciones ante el aplauso de una sociedad indiferente.

__ ¡ Qué difícil parece imaginarlo !.

Sin embargo, no es sino en circunstancias muy especiales
cuando se acepta el más profundo misterio, y al pensar
en las contrariedades ya estamos aptos para ignorarlas.
Esos lirios, y los jazmines, y los claveles, todos ellos
cómplices eternos de la fantasía en ayuno, supieron
lo demás...  Con su ritual, y sus fiestas, su fraseología
y hasta su organización de los desórdenes programados,
con la jerarquía del caos y la abrumadora minoría.

__ ¡ Inquieto y ciego !, el primer reflejo de la mañana
decía;  se aplica únicamente a los últimos doce años,
durante la cuales la mayoría fue lo que menos importó,
resbalándose al culto de lo irracional, de lo críptico, de
 lo hermético en las formas embrutecedoras de la muerte
y el engaño desconcertado, impertinente y humillado.
La playera tenía el color aperlado y de la flor de papel
encerado en el pie desnudo de la joven pintura al fresco.

Inquieto, sí, ciertamente inquieto...
El espejo hacía ya tiempo la había olvidado dentro de
aquella extraña botella.

__ A muchas de ellas en verdad no las conozco, pero las
reconozco porque tienen la misma tapa de plástico.
Con variaciones desde luego, muchas de las cuales, son de
corcho, te lo aseguro, van en contra del progreso.
Algunos especímenes se escapan y son ciertamente extraños
y podrían competir con algunos platos perdidos con hambre.

Son simpáticos y no se atreven a salir del patio para visitar
el baño sin previo aviso, lo cual es una epidemia en tiempos
de frío.  Si esto no sucede, pasará a ser un simple recuerdo
de actriz mediocre.  Y el mediocre puede dormir con la
certeza que no lo molestarán. Las visiones necesitan pruebas
definitivas antes de ser declaradas culpables de la realidad
adversa, tan desoladoras como cualquiera de las que, provi-
niendo de la antigüedad, han sufrido las variaciones de la
incredulidad más suave.

Inquietante, esto no se aplica solo a las imágenes
que se borran irremediablemente durante la mañana,
más allá del espejo roto con el codo y las rodillas...
___ ¡ No, claro que no !.
Todos sabemos, que cuando alguien se distingue por
 sus cualidades, la envidia lo acecha con la vergüenza
estúpida de negarlo al encontrar el bochornoso
asunto,  resuelto con la incertidumbre de las partes que
evitaron no pensar en las gastos.

___ ¿ Puedes resolver este laberinto doblemente
complicado, empezando en el espejo convexo
de la cara opuesta que ha perdido su brillo ?.

Nadie lo sabe, los velos son innumerables, de manera
que nunca se penetra en la manifestación plena del
absurdo más evidente, y el espejo inquieto es casi
idéntico al sentido de cualidad ignorada hasta ese
momento más claro y convincente de la existencia
de figuras aisladas destruidas gradualmente.

Esto fue lo que contaron del espejo perdido, con
los problemas en fracciones sueltas, más allá de
los elementos ilustrativos e instrumentales del
descrédito más pronunciado.  No quiero que se
me pregunte que representa; no sabría que otra
etiqueta mejor aplicarle que la inquietud reflejada.


Autor :  JOEL FORTUNATO REYES PEREZ 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 07/06/2014.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Fairy Tales" (Short Stories)

Other works from Joel Fortunato Reyes Pérez

Did you like it?
Please have a look at:

Il sottomarino volare verso l'assurdo. - Joel Fortunato Reyes Pérez (Fantasy)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)