Sam De La Rosa

MANO NEGRA

MANO NEGRA
Cansado, en medio del camino, un hombre de nombre desconocido, decide parar en un pequeño hotel a descansar, el camino había sido largo, nada le caería mejor que una merecida ducha, un café y mirar un poco de televisión. El hombre llego a la caja de información para registrarse, un obeso hombre se acercaba a lo lejos de entre el polvoriento lugar, entro en aquella pequeña caseta y tomo el nombre del desconocido y le entrego una llave, la llave número 23, aquel hombre de nombre desconocido subió por tres pequeños escalones que le esperaban en la entrada, ahí se encontró con un pequeño jardín, después diviso una entrada inclinada para inválidos, estaba tan cansado, que subió por aquella inclinada pendiente. Camino por un pasillo pequeño que daba justamente frente al pequeño jardín, la hora era avanzada, tal vez las 11:35 P.M. Y un poco más adelante, al lado de su habitación había una pequeña mesa metálica, y cuatro sillas que brillaban con la luz fluorescente del anuncio del hotel. El hombre entro en la habitación número 23, y tomo una larga y placentera ducha, más tarde tomo la cafetera que estaba en la mesa de vidrio de su habitación, tomo unas 4 tazas de café, -maldición!- Exclamo el hombre, cuando se dio cuenta que su viejo padecimiento de reflujo estomacal había regresado a su cuerpo, apago el televisor y poniéndose una bata de baño salió de su habitación, sintió la brisa del viento en su cuerpo, sus capilares reaccionaron ante este viento, su piel se erizo, en cierto modo eso le gusto un poco, miro de reojo los tres arcos formados frente al jardín, se recargo de uno de ellos, luego, saco de su bolsillo en su bata un cigarrillo, y un encendedor rojo con amarillo, giro la ruedilla metálica ¡y ahí lo tenía! Fuego.

Después de encender su cigarrillo y darle un par de fumadas, se sentó debajo de aquel arco, miro los secos pastizales, y los caminos formados con cantera, también miro a lo lejos dos puertas que se abrían, y dejaban salir un obsceno y singular brillo, después unos hombres vestidos de trabajadores salieron, haciendo una bulla terrible, tanto que perturbo al obeso encargado del registro, el desconocido dejo caer su cabeza a la izquierda posando su nuca en el ancho arco. Luego, miro de nuevo el lado derecho de su habitación, y miro nuevamente la mesa, al parecer negra de metal, el hombre poso una de sus sandalias en el suelo, que paradójicamente era parte del pasillo principal, el hombre camino unos cuantos pasos y llego al lugar, examino la mesa y sus incomodos asientos, luego, tomo una silla y la peso con sus débiles brazos, debe ser difícil cargar algo así, sobre todo para un hombre que llevaba más de 18 años fumando, luego jalo un poco la pesada silla y se sentó en ella, el viento resoplaba, el aire estaba impregnado de un asqueroso olor de nicotina, los árboles, o más bien las ramas de los árboles se golpeteaban, las hojas bailaban en las ramas, causando un sonido escabroso, un siseo relajante y perturbador a la vez, el hombre dejo caer su cabeza hacia atrás, el cigarrillo se había acabado. Después miro de nuevo a la derecha y diviso una pequeña sección de juegos infantiles, a la izquierda había lo que parecía una cafetería de dos pisos, sus vidrio polarizados daban la impresión de que el hombre era vigilado, sus ojos siguieron girando y se encontraron con un pequeño kiosco, y a los lados del kiosco una ramada de arbustos lo custodiaban, miro cada detalle, unos arbustos de alrededor de 60 cm, e incluso miro un arbusto deformado, dando una pobre impresión de un venado de cola blanca, el hombre soltó una risa burlona al ver esta visió! ;n, la n oche era avanzada, el viento no paraba de soplarse a sí mismo por aquel hotelucho de pueblo.

El hombre volvió a dejar caer su cabeza hacia atrás, el siseo del viento le relajaba de su terrible y desgastante trabajo, cuando algo le perturbo el corazón y el alma, giro su cabeza 180 grados, al escuchar un rasguño, ¿un rasguño?, ¡SI! Un Maldito rasguño en el suelo, el hombre sintió cuando su piel se erizaba de abajo para arriba, un solitario árbol que posado en un rodete de piedra se movía, tal vez fue el causante del sonido, se convencía a si mismo de que el mismo viento combinado con la naturaleza había causado aquel sonido, rrrrrriiiiipp, se escuchó nuevamente, el hombre sintió nuevamente su piel erizarse y miro a el árbol fijamente, el viento siseaba con fuerza, con un terrible y violento viento que deformaba la paz de aquel hombre. RRRRIIIIPPP, Nuevamente el rasguño, miro hacia la cafetería nuevamente y fijo su mirada en lo que parecía un bulto detrás de las ventanas pobremente polarizada, el bulto estaba tirado como un saco de patatas, no miro nada extraño en el...... hasta que se movió, su corazón se sobresaltó, su pulso subió. RRRRRIIIIPPP. La piel del hombre se erizo una vez más, RRRRRIIIIIPPPPPPPP, El rasguño se hacía cada vez más fuerte, y se acercaba con violencia hacia el hombre, el viento resoplaba con furia, los pequeños faroles junto al árbol solitario comenzaron a parpadear y a dar una luz pálida, como amarillenta. El hombre poso nuevamente su vista en el árbol, esta vez un bulto se hizo presente, RRRRRRRRRRRRRRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIPPPPPPPPPPPPP, Escucho el hombre, su corazón latió dos veces más rápido, sentía como si se fuera a arrancar por sí solo, -¡QUIEN ANDA AHÍ?!!- Grito con miedo, su voz quebrada daba testimonio, no hubo respuesta, TING!, Sonó la campanilla que estaba en los juegos infantiles, los arbustos que rodeaban e! l solita rio árbol comenzaron a moverse, RRIIPP!, El sonido se acercaba como una locomotora furiosa, el hombre tenso sus lomos y cerró los ojos, y luego, RRIIPP, el sonido estaba frente a él, aquel hombre cerro los ojos aun con más fuerza, no quiso abrirlos para mirar, RRRRRRRRRRRRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIPPPPPPPPPPP.

El sonido desquiciado se había clavado en sus oídos, RRRRRRRIIIIIIIIPPPPPP, RRRRRRRRIIIIIIPPPPP. Escuchaba, cuando abrió los ojos, se estremeció, su corazón latió más rápido. Lo que vio causo gran temor a su alma por los insignificantes segundos que continuo con vida, una mano negra, putrefacta, de largas uñas y que de su parte posterior chorreaba sangre podrida. Y luego RRRRIIIIPPP, escucho el hombre, cuando su piel que cubría su cuello se rompía.

EPILLOGO. Cuando canto el gallo, lo primero que noto el encargado fue el horrible cuerpo del hombre, llamo a la policía y ellos se hicieron presentes, los peritos revisaron al hombre, revisaron sus pertenencias y lo que resulto fue que, el hombre trabajaba para una mafia mexicana de narcotraficantes, la policía reviso después su automóvil, no notaron nada extraño en el interior de la zona del piloto, pero cuando abrieron el maletero, miraron una escena grotesca y repugnante, que erizo la piel de los oficiales.

Una mujer asesinada, su sangre cubría el tapete del maletero, parecía que había sido estrangulada, y daba signos de haber estado ahí por lo menos dos días.
También notaron algo raro... Le faltaba una mano.
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Sam De La Rosa.
Published on e-Stories.org on 07/24/2014.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Horror" (Short Stories)

Other works from Sam De La Rosa

Did you like it?
Please have a look at:

El Tercer Secreto - Mercedes Torija Mallo (Science-Fiction)