Pilar Perez Remiro

Noches sin dormir

   No se los días que llevo con ella, creo que son cuatro o cinco, pero me esta resultando ya insoportable.

   No suelo verla mucho durante el día, será que en la quietud de la noche es cuando mas se aprecia su presencia. Estoy empezando a tener ideas descabelladas, y esas cosas no van conmigo.

   Cuando cae la noche, que todo esta en calma, es cuando realmente me doy cuenta de su presencia.

   El primer día que la vi no le di importancia, pensaba que ocurriría como otras tantas veces y a la mañana siguiente se habría esfumado. Pero esta vez no ha resultado ser así. Ya ni siquiera se si se trata de la misma, igual se ha cambiado por otra pensando que es mejor dejarme sola, pero si es así, son exactamente igualitas.

   Como se podrá adivinar, hoy me he levantado realmente hastiada y enfadada por tenerla una noche más a mi lado. no me ha dejado apenas dormir, cosa que hace que mi humor sea un poco agresivo, pero lo he decidido, de hoy no pasa que tome medidas, aunque tengan que ser drásticas.

   Me pongo a pensar como hacerlo. Con lo fácil que seria si atendiera a razones, marchándose dignamente cuando malhumorada le digo que me deje en paz.

   De verdad lo juro que lo he intentado por todos los medios, le he hablado bien: por favor ¿Me puedes dejar un ratito tranquila?, confieso que también le he hablado mal: ¿Quieres marcharte de una vez?, eres una estúpida. Algunas veces he intentado pegarle, si pegarle, consiguiendo hacerme mas daño yo del que seguramente le he hecho a ella, que se supone se asustaría muy poco, dado lo pronto que vuelve a mi lado.

   Yo creo que se ha enamorado de mi, pero no sabe que eso acabara con su vida.

   Estoy largo rato pensando como hacer las cosas para hacerlas bien, que de una vez fuera definitiva, sin tener que dar muchas vueltas, de una manera limpia y fácil.

   Por un momento pensé en el tiro, pero la verdad es que mi puntería no es muy buena que digamos, estoy segura que no le daría a la primera, que seria lo normal para no echarme  atrás al volver a tirar, y lo mismo me paso horas hasta conseguirlo, sin contar conque se puede esconder y salir a media noche, no se pero creo que el tiro no es lo mas adecuado.

   Ya lo tengo decidido, la envenenare, seguro que no falla. Hoy en día venden venenos rápidos que no suelen dejar huella, ni se nota. Estoy completamente decidida y segura que es lo mejor.

   He pensado mucho desde que compre el veneno esta mañana, pero ya es hora de poner el plan en marcha. Me meto en la cama y espero pacientemente. Vaya, o es que estoy nerviosa o me parece que se retrasa. Igual sabe mis intenciones y ha decidido no venir hoy no se, casi seria un alivio para mi, no tendría entonces que hacer nada.

   Un poquito mas tarde de lo normal (o eso me ha parecido a mi) y por fin aparece.

   Como siempre va vestida de negro, creo que le sienta bien, claro que nunca la he visto de otro color.

   Se acerca despacio y se para a mi lado, la miro y no se que hacer, a ultima hora parece que me da hasta reparo, ya hasta  pienso que hacer después con ella, cosa que no había pasado aun por mi mente.

   Comienza a moverse de un lado a otro de la habitación, parece que sus movimientos son mas rapidos que otras veces, ¿Sera que sabe algo? aunque no lo creo, ni siquiera ha visto nada, el frasco del veneno lo tengo a mi lado en la cama tapado co las sabanas y no creo que haya notado nada.

   Estoy dando un margen, cada vez que se para junto a mi le digo: yo de ti desaparecería ya. Como única respuesta da una vuelta más por el cuarto hasta pararse de nuevo a mi lado.

   Esta tan cerca que me dan ganas de cogerla con las  manos y estrujarla, pero no puedo, solo de pensar que me mancharía las manos me dan escalofríos.

   Mientras ella da vueltas por hay, sin parar quieta en ningún sitio me decido. Me levanto lentamente de la cama. Cojo el aerosol encendiéndome en la espalda y espero pacientemente que elija un lugar para descansar un rato.

   Mentalmente suplico "parate ya, parate ya, parate ya" y por fin lo hace. Se queda quieta en la cabecera de la cama, apunto en su dirección despacio para que mi acción pase inadvertida, al momento una especie de lluvia se abalanza sobre ella. Se retuerze. Un siseo se escucha claramente en el silencio. Intenta levantarse, no puede, ha sido demasiado y el liquido incoloro la cubre casi por completo. La miro atentamente, aletea y mueve las patas.

   Han debido pasar segundos, pero a mi me han parecido horas.Poco a poco sus alas dejan de moverse, se esta extinguiendo la vida se le escapa algún movimiento lento de las patas me hace saber que aun le queda algún suspiro, por fin la quietud llega a su cuerpo, todo ha terminado.

   La miro casi con pena, ya se termino guapa, ahora podre por fin dormir sin sentirte todo el tiempo conmigo, sin escuchar el ruido que produces al pasar zumbando junto a mi oidor, sin tener que estar pagándome todo el tiempo para que dejes de posarte sobre mi piel, produciéndome esa desagradable sensación de tener algo que molesta. 

   La recojo con ayuda de un pañuelo de papel y... la tiro a la basura.

   Siento una sensación de libertad, pero al mismo tiempo me da un poquito de pena pensar que ya no la tendré por casa, si no puede ser, podríamos haber vivido juntas mucho tiempo, si hubiera limitado sus visitas al cuarto solo al principio de la noche, aun la tendría conmigo


   Pilar Pérez Remiro
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Pilar Perez Remiro.
Published on e-Stories.org on 11/15/2014.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Humour" (Short Stories)

Other works from Pilar Perez Remiro

Did you like it?
Please have a look at:

Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)