Artak Mikaelian Manucharyan

Cerca De La Valla

 
      "Ya es oscuro, pero todavía no podemos ver el cuartel" - Pensó el oficial, poniendo su cabeza en el vidrio de la puerta del coche.
      El soldado, que estaba cerca de la valla, le saludó, moviendo su mano hacia a su gorra.
_ Creo que ya nos queda poco - dijo el conductor - hemos pasado la octava valla.
      "Este cuartel, a donde me mandan, tiene que ser muy importante: hay muchas vallas, además está lejos de la ciudad".
      Durmió. Pasó aproximadamente una hora cuando él se despertó y abrió sus ojos.
El soldado, que estaba cerca de la valla, le saludó, moviendo su mano hacia a su gorra.
      El oficial ya estaba cansado de mover la cabeza por contestación y, esta vez no miró al soldado.
      "Los soldados se parecen unos a otros: todos con las cabezas afeitadas y con los pequeños ojos de astucia. El uniforme les cambia tanto, que ni siquiera sus madres les reconocen". Él recordó a su madre, su casa, y que hace mucho tiempo que no escribió carta alguna a los suyos.
      El conductor le informó que pasaron otros dos puntos de guardia. El oficial empezó preocuparse, le pareció que el camino no tiene final y que él hasta el final de la vida tenía que buscar este cuartel.
      El soldado, que estaba cerca de la valla, le saludó de nuevo. Él tenia un aspecto un tanto de aburrimiento y de asco, que el oficial por un momento quiso bajar del coche y dar una patada al culo del soldado, pero ellos ya estaban lejos de la valla. Él empezó maldecir aquel día, cuando su padre le mandó al instituto militar.
      El soldado, que estaba cerca de la valla, le saludó nuevamente.
      El oficial ya estaba mirando al soldado con el odio.
      "¿Pero qué placer tienen estos chiflados, dejando el camino bueno y haciendo vueltas todo el día alrededor de la misma colina? - Pensó el soldado, saludándoles y moviendo su mano hacia a su gorra.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Artak Mikaelian Manucharyan.
Published on e-Stories.org on 02/01/2015.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Everyday Life" (Short Stories)

Other works from Artak Mikaelian Manucharyan

Did you like it?
Please have a look at:

Cruzo - Artak Mikaelian Manucharyan (Thoughts)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)