Sergio Lubel

AZT

"Jusqu'après ma mort

Pour couvrir ton corps
D'or et de lumière…"

 

            (Jacques Brel, "Ne Me Quitte Pas")


El amor se había secado, había perdido el color, vuelto cenizas y --ya polvo-- había caído al piso para ser recogido por la aspiradora de la rutina.

Yo mismo me fui diluyendo en una serie de matices de gris; ya no recordaba la última vez que le había escrito algo o le había hecho un dibujo.

El sexo era más una ceremonia mecánica que un acto humano, la última columna que defendía una estructura condenada a caer, así que antes que cayeran las primeras bombas, alquilé un pequeño departamento, porque no podía soportar ni su presencia.

 

La madre esperaba a Jazmín en la sala de espera del consultorio y al salir,  la tuvo que atajar en el aire…

Sin embargo aun desmayada, su mano se cerraba firmemente sobre el papel.

 

El padre reaccionó con la misma dulzura y comprensión que un inquisidor con una mujer acusada de herejía y brujería:

 

--Puta! , Esto es un castigo divino!.

Acaso no podías encontrar un buen chico y casarte ?. Le gritó mientras descargaba su ignorancia sobre la mesa.

 

La avenida parecía estar llena de gente que conocía su secreto… Jazmín apretó el papelito en su bolsillo: En general la gente marca papeles, pero este papel la marcaba a ella....

                                                     

A la salida del laboratorio, me invité al café donde por unos cuantos billetes, las mozas te ofrecen su sonrisa voluptuosa de buena propina; pero yo no estaba para jueguitos hormonales, estaba decidiendo mi futuro y me senté en una mesa de dos, junto con la soledad, que me miraba compasivamente.

 

Hice un lista mental de países y posibilidades de trabajo, mientras abría la laptop. En la Argentina me quedaba sólo Carolina y quería avisarle que a lo mejor me volvía, allí siempre hay trabajo en Virología.

 

Después de una hora y varios intentos en Word arrugados en la bandeja de reciclaje, me di cuenta que un ruidito casi imperceptible me había estado molestando…

 

Giré la cabeza en dirección al origen de mi distracción, hasta encontrarme con unas manos que no tendrían más de quince o dieciséis años jugando distraídamente con unas cápsulas que se iban definiendo en color y forma…color y forma que no esperaba encontrar en esas manos; Quería estar equivocado, pero ahí estaba yo frente a frente a esas trencitas, esos jeans Oxford rotos y esas zapatillas viejas.

 

Cuando nos miramos, fui informado en silencio de su condena a muerte y ella fue informada que yo conocía la historia.

 

No le pregunté si me podía sentar o no, los viejos lobos tenemos ciertas prerrogativas…..lo que le pregunté fue cuando se enteró.

 

- Hace un mes. Me dijo.

 

No había tristeza, ni dolor, ni nada identificable fuera de una “Quiet desperation” como dice Pink Floyd y algo de olor a resignación..

La miré y le dije que ahora ya estaba seguro que mi karma era viajar.

 
  • Que pasa, vos también....?.Preguntó.

  • No, pero me parece que ya a ninguno de los dos nos queda nada que hacer acá.

  • Así que viajamos juntos?.Sugirió mientras sonreía…

 

Hay tiempo de hablar y tiempo de dejar hablar al cuerpo....soy impulsivo, en ese punto la garganta se me cerró, las lágrimas nublaron la vista y sin pensar en consecuencias la besé. Ella no se resistió mucho, apenas un estremecimiento cuando sus labios y los míos se unieron....

 
  • Te gustan los viajes largos? Pregunté.

  • Estoy por empezar uno. Me contestó.

  • Me refería al planeta, por ahora....

 

Las cápsulas de AZT habían rodado por el suelo, así que nos agachamos y nos quedamos abrazados un segundo debajo de la mesa....

      

  • Dónde vivís?

  • Hasta hace dos semanas en la casa de mis padres, cuando se enteró papá me dijo de todo y me sacó a patadas.

  • Si, ya conozco, la gente tiene miedo de lo que no conoce, y después?

  • De amiga en amiga, hasta que se enteraban y encontraban alguna excusa para que me fuera......

  • Bueno, fuera del bolso ese y la carterita tenés alguna otra cosa?.

  • No, dejé todo allí.

  • Bueno,  desde ahora te venís conmigo, no será la casa de un político pero podemos vivir cómodos.


Desde ese día Jazmin se instaló en casa.

 
  • Hola petisa, llamó alguien?

  • Si, tu mamá, le dije que era tu novia.

  • Le dijiste así?

  • Si.

  • Bueno, ya me divorciaste oficialmente, a esta altura la bruja ya se debe haber enterado...

  • A mi también me vas a decir así?.

 

Era la primera vez que había tenido un gesto de celos y yo estaba en el cielo...

      .   Si, tenés razón petisa, después de todo que son cuatro años? toda su familia debe estar de fiesta y seguramente ella también.
  • Viste? hicimos felices a un montón de gente, es una obra de bien,

         que pasa, te arrepentís ahora?.

  • No, quizás el destino tomó--a través tuyo--una decisión que yo debía haber tomado hace rato, sólo pienso en todas las discusiones y kilombos que voy a tener...

  • Vos sos un lobo, que hacen los lobos en estos casos?

Si, tenía razón, los lobos buscamos otro territorio para llevar a nuestra manada.

Falsificar un permiso de sus padres a mi favor, con sello oficial y todo fue cuestión de una tarde...esa es una de las cosas que amo de este país: mencionando la palabra “Dólar” se puede conseguir desde un certificado oficial de incapacitado y pasaportes falsos para un menor hasta un tanque de guerra con licencia de “Equipo de construcción”.

Para cuando llegamos a Ezeiza vimos en las noticias de la CNN que ella había sido secuestrada y nuestras fotos.

Compramos una tarjeta de teléfono internacional, llamé a mamá y ella a sus padres, le pedían que volviera, que “Le perdonaban todo” , me causó gracia cuando ella les respondió:

        . Yo no los perdono a ustedes.

Llamé a Carolina desde el aeropuerto, nos tomamos un autobús hasta Constitución y de ahí otro hasta Aluminé. El clima ayudaba, llegamos en pleno verano, para Jazmin sería más fácil.


Ella ya no está acá y las manchas rosadas en mi piel indican que mi pasaje llegará pronto.....preparé una cama de tierra para ella y una para mí a su lado a la sombra de un pino, nuestro árbol preferido.-

El día de su cumpleaños, le escribí algo antes de ir a visitarla:

 

“...Qué ínfima resulta

la parodia de la ronda de la muerte y de la vida,

Cuando la razón ya ha dejado la existencia,

Y el corazón feroz,

Aun te grita…”


Seguro que me hubiera preguntado si la edad me había vuelto sentimental........

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Sergio Lubel.
Published on e-Stories.org on 07/03/2015.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Sergio Lubel

Did you like it?
Please have a look at:

Yael - Sergio Lubel (Everyday Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)