Jeannette Rodríguez

EL HIJO DE MIS SUEÑOS

Durante mi niñez, todas las noches escuchábamos a mami caminar sonámbula por toda la casa buscando y llamando  al nene.  ''Jimmy'', gritaba para que papi se levantara a buscar su nene.  ''El nene, el nene, me llevaron el nene''.  Los vecinos también la escuchaban cuando trataba de salir por las ventanas dando alaridos de angustia porque le habían llevado el nene.   En ocasiones recogía los cuchillos y los escondía para que el nene no se hiciera daño.  En un principio vivíamos en Estados Unidos, éramos mi hermanita y yo, la mayor, y siempre le decíamos,  ''mami no tenemos nene, vé a dormir que estás teniendo una pesadilla''  ella entonces regresaba a su habitación.   Mami soñaba con su niño, lo presentía.  Creo que Dios la estaba preparando porque había un niño que nacería e iba a necesitar a una madre y una familia que lo amara como se ama a un hijo biológico.

Al regresar a la isla mami seguía con sus pesadillas,  pero más intensas.  Mi mamá había tenido una histerectomía luego de parir a mi hermanita por lo que no había posibilidad de tener otro hijo.  Pero mami tenía esas premonisiones y era como si algo le dijera que ella tenía un niño en algún lugar lejos de ella.

Nuestro núcleo familiar no entendía por qué mami tenía esa pesadilla recurrente, esos gritos de angustia todas la noches.  Ella nunca expresó tener el deseo de tener otro hijo, aunque si le encantaban los niños, pero nunca dijo nada de adoptar.

Un día, el tío de mami vino a visitarnos y les hizo un relato familiar y  resultó que el había tenido una relación extramarital donde había procreado unos hijos y que la madre de los niños le entregó dos para que los criara o los diera en adopción.  Demás está decir que mami vio el cielo abierto e inmediatamente le dijo tráeme al niño. 

El día que lo trajo hubo fiesta en casa, tenía tres añitos y era un angelito hermoso del cual nos enamoramos inmediatamente.  Allá salieron mis padres con su niño, lo llevaron al médico para revisar la salud y de ser necesario prescribirle vitaminas.  De ahí fueron de tiendas, surtieron al niño de ropa y calzado ya que solo trajo lo que tenía puesto.  Le compraron juguetes, muchos juguetes.  Estábamos viviendo el sueño anhelado de nuestra madre.  Mi hermanita y yo nos turnábamos para cuidarlo, alimentarlo o mecerlo para dormirlo, el era nuestro muñequito de carne y hueso. 

Mami era feliz, pero esa felicidad solo nos duró unos meses, porque la hija mayor del tío, (la legítima) reclamó al niño por ser la hermana mayor y se lo arrebató de lo brazos amorosos de mami.  Todos lloramos y sufrimos esa despedida tan repentina, mami estaba devastada, sin consuelo.  Recuerdo que ese día cuando llegamos del colegio, rápidamente entramos a la habitación como era costumbre y nos topamos con mami ahogada en llanto.  Jamás olvidaré ese día, tal parecía que había un velorio en casa. 

El lado triste de esta historia es que después de un tiempo, luego de arrebatarle el niño mayor a mami, las hermanas legítimas le entregaron los dos hijos a la madre biológica y jamás supimos qué había sido de la vida de esos niños.

Al cabo de unos días, el tío apareció nuevamente por casa y habló con mis padres sobre un tercer hijo que era recien nacido y del cual nadie en la familia tenía conocimiento.  Mis padres vieron la luz nuevamente, pero esta vez fueron más cautelosos y consultaron a un abogado quien les sugirió que adoptaran al niño legalmente, pero primero debía ser registrado por los padres biológicos.  Ellos mantuvieron el asunto en secreto y en unos días fueron antes el juez, haciendo realidad el sueño anhelado de mami y adoptaron legalmente a mi hermanito.

Llegó el momento de traer el niño a casa luego de ver al juez, pero primero fueron de compras y mis padres prepararon la habitación del nene con todo lo requerido para una criatura de tres meses, desde cuna, pañales, biberones, ropitas, todo, tal como se prepara una familia cuando van a parir un bebé.  Todavía era un secreto para nosotras, mi hermanita y yo.  Mientras en la casa ocurría toda la acción, nosotras estábamos ajenas de la sorpresa que nos esperaba. 

Papi nos buscaba al colegio todas las tardes y ese día nos recibió muy risueño anunciándonos que nos tenía una sorpresa.  Inmediatamente comenzamos a tratar de adivinar qué era la sorpresa.  Es un perrito verdad, le dije.  No, contestó papi y se reía.  Es un gatito entonces, a lo cual replicó que no.  Mi hermanita y yo teníamos por costumbre recoger cuanto gatito o perrito que anduviera realengo y los adoptábamos,  así que lo más lógico era que la sorpresa fuese una mascota. Tratamos de adivinar nombrando toda clase de animalito, desde peces, pájaros hasta monitos, pero ninguna, ni remotamente pensamos en un niño. 

Cuando llegamos a casa mami estaba arreglando y dándole los últimos toques a la habitación del bebé.  Mami había colocado un colchón en medio de la sala y acostó al bebé en lo que ella vestía la cuna.  En eso entramos nosotras, yo fui la primera en entrar y cuando lo vi me lancé de rodillas al suelo para verlo de cerca y no pude resistir, lo tomé en mis brazos y miré esos ojitos color cielo, lo apreté en mi pecho y quedó incrustrado en mi corazón.  Mi hermanita se fue frente a mi, se arrodilló y se abrazó a mi quedando el bebé entre nosotras y comenzamos a llorar.  Ese momento fue como si Dios abriera nuestro pecho para que ese bebé naciera en nuestros corazones, ahora éramos hermanos de corazón y nada ni nadie nos podría separar, fue amor sublime a primera vista. 

Desde ese día mami dejó de gritar dormida buscando a su hijo.  Por fin, el hijo del sueño de mami se había hecho realidad. 

 

Por: Jeannette Rodríguez-Verdon

01/22/2020

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Jeannette Rodríguez .
Published on e-Stories.org on 04/10/2020.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Poems)

Other works from Jeannette Rodríguez

Did you like it?
Please have a look at:

EN OTRA VIDA... - Jeannette Rodríguez (Lovegrief)
Being interested - Inge Hoppe-Grabinger (Life)
Boules d´argent - Rainer Tiemann (Remembrance)