Paul Ritz Danckovic

Conspiración contra la Diosa...

   
Paul Ritz Danckovic.-;
Busca en el fragor 
De la historia apaciguar 
 Los sufrimientos
 Del ser humano; tratando
 De encontrar, su camino;
 Un camino difícil de encontrar…

 

 
Das Schafott

                                         

                                                                                          Berlín, 11 Mai 1945.-

 


 

 

                     EXTRA...!!!.-

 

          LOS DESTRUCTIVOS  LLANTOS 
 DEL TERCER REICH, NO FUERON CAPACES DE APACIGUAR  

LA VIOLENCIA DE UNA PASIÓN…

   

1ra Emboscada

  

 

Cabizbajo…

 

 

 

Caminaba por Köln, su ciudad preferida; cada vez, que se encaprichaba en ir a ella. Nunca tuvo rumbo fijo, menos aun destino, no sabía que quería o deseaba;  pero cuando se proponía algo, su fuerte carácter lo traicionaba embelesándolo por cumplir el objetivo que se había trazado. Él se empecinaba en cumplir ese objetivo tan apasionado; la gente lo odiaba, tal vez, por sus errores, por la guerra, por todas esas cosas; decían  que era un loco y que no tenía sentimientos, mas él era un hombre de carne y hueso; como todo hombre cometía errores que no se justificaban, ni que nunca se justificaran; pero quien, es perfecto. ¿La guerra es perfecta; tiene justificación…?, Los americanos eran perfectos…?, los japoneses eran perfectos…?, los ingleses eran perfectos…?. Nadie es perfecto, la perfección nunca existió y nunca existirá. Como aquel esquivo imperio. Todos tenemos derecho a sentir, amar, soñar, vivir y morir. Y el Reich no estaba exento de esos sentimientos, pues no era un dios, era mortal. Teniendo alguna vez que morir como todo ser humano que cumple un ciclo. Detrás del  Führer; había un ser especial un niño, un adolescente, alguien que no sabía lo que quería; era dúctil, maleable, inseguro. Cargaba en su espalda un gran contrapunto, su tenaz seguridad y el más exagerado metodismo; que caía en la manía más detallista y en la exactitud absoluta; más que manía era un  capricho que se mestizaba con una exacerbada pasión. Viajaba desde donde estuviese. Ordenando de forma inmediata prepararse para marchar a Köln; lo antes posible, la ansiedad lo invadía; sus escoltas ya lo conocían y sabían que a la orden de Rasch, Rasch, Rasch…!!!!!. Ellos; debían partir, a  esa hermosa ciudad que al Führer tanto le atraía. En invierno era preciosa. Al Reich le encantaba la nieve y le hacía sentir bien el frío. Admiraba a su fiel compañero. El altivo y majestuoso Rhin, avezado y sagas. Las licencias que se tomaba, no eran en vano, pues el perseguía aquello, que como hombre lo había sometido a una extraña sensación, lo seducía hasta desorientar sus débiles sentidos, le hacían sentir algo especial; que la literatura, la música, la pintura, el teatro, ni la danza, habían logrado causar en él. Excelso, elixir; que persiguió en silencio por toda la eternidad; se llamaba Daina Sedel Grass; ella, una mujer de hermosura inconmensurable de carácter hermético e indestructible, de habilidades exquisitas al momento de tocar el piano y al entonar su canto eso era lo que al Führer lo perturbaba dejándolo hipnotizado al oír aquella voz  nunca antes había visto mujer alguna de tan prolijo intelecto. Su madre, no era oriunda de Europa, pero para él; eso no importaba, y para el eso le daba un atractivo mayor, que incrementaba su admiración por ella. El Tercer Reich amó en secreto a la Sedälke como la bautizó hasta que la guerra de su lado la separó…

 

 

 

     

2da Emboscada

 

 

Servicio Secreto…

 

 

 

Entrada la noche en Berlín. El silencio era ensordecedor, ni un alma suspiraba. Las guardias mantenían el hermetismo en la capital. Los soldados apostados en estricta posición. Se preparaban para la llegada de alguien especial. Nadie sabía quien era. Arribaría a las 00:00. Para comandar la reunión del  servicio secreto. Ella; una mujer austriaca, encabezaría  la reunión. La llamaban la Düster-k; Iva Härtteng, de quien no se poseía ningún tipo de información, como si no tuviese pasado, o nunca hubiese existido alguien vinculado a ella. No se sabía nada de sus padres, hermanos, familiares; menos aun de donde provenía con exactitud. Sólo se poseían detalles mínimos. La Düster-k, tenía sólo dos nombres. Sus respuestas eran breves y precisas, jamás reía. Ocultaba su rostro con sus largos cabellos; que parecían ser su protección incrementando la debilidad de los atónitos soldados; quienes la veían transitar por las dependencias militares. Su coraza era inviolable; pero aquella mujer, poseía un gran atractivo; que su misteriosa silueta guardaba, sin dejar denotar aquel interior, parecía atraerle de gran forma la soledad; degustándola a cabalidad. Con frecuencia se ocultaba en lo más hermético de la noche para fumar; contemplado el universo, como si este le perteneciese. Sus ojos eran incisivos y demostrativos, y sólo se dejaban entrever cuando el viento del septentrión violaba esa estricta seguridad. Con frecuencia cuando arribaba a la capital los soldados quedaban estupefactos y boquiabiertos con sólo ver pasar por un segundo a la misteriosa Frau Düster-k, como la llamaban las huestes del Tercer Reich…  
 
     
 

3era Emboscada

  

 

Kaos…

 

 

 

Interior en el Führer; que recuerda, y sufre en silencio por la inalcanzable Sedälke; al ser informado, que se ha marchado a la lejana América; nunca pudo acariciar eso cabellos, tan sólo sentir su perfume y contemplarla a la distancia; escribiendo para ella; algunas cartas, que tal vez, nunca recibió. Con frecuencia la recuerda al ir a Köln, donde conoció a Daina. Transita vagamente  conversando con su amigo Rhin; preguntándole si algún día, la volverá a ver; mientras, la luna y el universo son mudos testigos de sus sufrimientos. Sedälke; suena en el interior del Führer y por dentro se destruye en pedazos. Él sufre, pero se muestra  fuerte ocultando esa debilidad interior; que es un mar de lágrimas que no tiene como acallar, ni menguar esa  desazón, que hay en su alicaído corazón. Él; sabe que algún día llegará el final, su final; mas sólo, anhela con volver a ver a su lejana y anhelada Sedälke, por una vez antes de tener que partir…   

      

4ta Emboscada

  

 

 
En el Bunker…

 

 

 

El silencio era eterno. Solamente se sentían los bombardeos; cayendo, como si fuesen copos de nieve, desde el cielo gris. El Reich pasaba la mayor parte del tiempo en su escritorio; donde recibía a la Düster-k. Frau Düster-k, era quien conocía los secretos de todo el mundo, más nadie los suyos, aunque ella dudaba del Führer; porque él, parecía descifrar su recóndito interior, aunque fingiera y no lo demostrará. No era complicado de entender, el Reich y la Düster-k pasaban largo tiempo atrincherados en el Bunker. El Führer todavía recordaba a la Sedälke. Pero era en vano, ya que no la podía ver, ni menos aun con ella estar, sólo se conformaba con escribir misivas, que no tenían destino final. El Führer se ensalzaba en ideas y pensamientos provenientes de los recuerdos, que Daina le traía. Al escuchar los vals de Strauss, Mendelsshn y Tchikowsky. Recordándola e imaginando como sería su vida en América.

 

El Führer mandó construir un cuarto secreto donde mantenía guardadas y recopiladas las cartas que en  cada noche de férreos combates escribía a su amada…

  
 

 

 

 

 
5ta Emboscada

  

 

 
El Duelo…

  

 

   

 

Las sirenas internas anunciaban; que amanecía en el Bunker, después de una semana de intensos bombardeos. El Führer; no se despertaba, nunca antes del medio día, pues se dedicaba todas las noches a escribir a su Sedälke. Esto molestaba a la Düster-k haciéndola entrar en ira con frecuencia, Frau Düster-k poseía el carácter de varios ejércitos, y esa mañana no aguantó y explotó. Yendo a la habitación del Führer,  irrumpiendo como si fuese su mujer, lo encaró duramente diciéndole:

 

-Achtung, Achtung, Achtung…!!!!!
  
 
-De qué; te sirve
  
 
Pasar, las noches escribiendo
  
 
Estúpidamente…!
 
  
  
-A caso; quieres
 
 
Perder todo…!

  

El Reich la miro fijamente, y por primera vez; se dio cuenta de aquella fuerza oculta, que tenían esa mujer en sus ojos; ella, era verdadera, tangible y real; existía, y estaba ahí a su lado la mayor parte del tiempo.

  

 

Frau Düster-k salió de la habitación encolerizada maldiciendo a cuanto soldado encontró en su camino yéndose sin destino…

  

 

 

6ta Emboscada

 

 

La Celada…

 

 

La Düster-k; era una mujer tanto de hierro, como de fuego, y eso lo sabía bien el Führer. Frau Düster-k no apareció durante todo el día. Volviendo en la noche; muy tarde, y en silencio; era astuta, sagaz e incisiva. Tal vez, se notaba en demasía, y eso era lo que llamaba la atención de los soldados, quienes la respetaban como a una verdadera Diosa. Ella, cuando se proponía algo, o más bien se empecinaba, lo hacia y lo conseguía;  ella, vio en las cartas del Führer; el punto débil que estaba teniendo la campaña, pensaba que eran un gran mal, que tenia que ser motivo de eliminación. El cuarto secreto donde estaban las cartas estaba en la habitación del Tercer Reich. Ella debía entrar allí, pero el nunca salía de ese lugar, así que seria esta una misión fatal; Talvez, su última misión…

 
 
 

7ma Emboscada

  

 

Cadalso…

 

Se ponía el sol. Ya había pasado una semana desde el exabrupto entre la Düster-k y el Reich. El Führer se hallaba en su escritorio – habitación, como todos los días. En ese instante apareció Frau Düster-k, para darle las informaciones de fin de día. El Führer notaba algo raro en el ambiente un aroma especial; no era sudor, ni olía mal; tampoco era químico, ni gaseoso. El Führer era precavido, y no confiaba en nada, ni nadie, ni en su propia sombra. Frau Düster-k se preparaba a entregar el primer informe de veinte, y el Führer seguía sintiendo ese aroma tan especial. Él ya comenzaba a hacerse más sensible; mientras la Düster-k seguía entregando sus informes, el éxtasis que había en la habitación del Führer era enloquecedor, no era perfumé, no era nada que el Führer conociese. Él,  trató de mantener su altiva línea, y su firme postura; pero al quinto informe; él, ya no era capaz de resistir. Frau Düster-k; seguía emitiendo información. El Reich se abalanzo sobre ella casi instintivamente como si fuese un animal. Comenzando un combate sobre los planos de guerra e informes que volaron por todos lados como si hubiese sido la explosión de la unidad Panzer o el mismo bombardeo de la Luftwäffe. Era la explosión reprimida del deseo del Führer. Se acariciaron se tocaron se besaron con tantos deseos, ganas y ansias como si esa fuese su ultima noche su noche final. La Düster-k; durante la noche anterior había instalado una bomba de tiempo para concretar la conspiración contra la Diosa; solo tardaría 15 segundos en activarse, y así concretar su final misión. Frau Düster-k; cerró los ojos y contó:

 

 

 

 

-3…2…1…

 

 

 

-Ich liebe Dich;

 

 

 

-Miene Führer…

   

 

 

Conspiración, que asesina
 Traicionando con su sagaz
 Astucia la celadora
 Pasión de un íntimo
 Final;

  

Final; de debilidad
 Mortal…

   

Dedicado a la Eternidad…

 

 

 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Paul Ritz Danckovic.
Published on e-Stories.org on 07/25/2006.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Short Stories)

Other works from Paul Ritz Danckovic

Did you like it?
Please have a look at:

La Alienista - Paul Ritz Danckovic (Love & Romance)
Pushing It - William Vaudrain (General)