Maria Teresa Aláez García

Divertimento Fincola-Pernelle-ElPrincipito #poesia irc-hispan

DIVERTIMENTO FINCOLA- PERNELLE.

Participación de El principito.

Canal #poesia. Irc-hispano.org

Pernelle:             Las esquirlas desgarran el oro de mi pecho

Fincola:               y poco a poco van dejando huellas de espinas

Pernelle:             y en lugar de huir espero, sangrando, que me llames

Fincola:              y que me digas que aquellas llamas fueron ilusión

Pernelle:             y ni abrasada en ellas aprendo a terminar la historia,

Fincola:              la historia que una noche eterna nos unió.

Pernelle:             Retengo en mis pupilas aquel precioso pálpito.

Fincola:               ¿Son las sombras decrépitas de mi fantasía

Pernelle:             o la luz que descubre el tiempo de tus días?

Fincola:               ¿Son los verdes, azules y rosas de aquel paisaje

Pernelle              aroma de tus letras, de tu mirar encajes?

Fincola:               La respuesta debe estar en una lengua arcaica y extranjera

Pernelle:              o en la realidad que mi corazón ciega.

Fincola:                El viento huracanado desgarra la plata de mis manos

Pernelle:               y las brisas de mi alba curan las llagas de tus callos.

Fincola:                Deja que te toque, simplemente una gota.

Pernelle:              No puedo es imposible. Si sobre mí cayera

Fincola:                el peso del universo, tal vez pudiera acercarme

Pernelle:               y no podrías nunca de mi fin liberarte.

 

 

 

Pernelle:              Mi cálculo esta noche sale negativo.

Fincola:                pretendía que me amaras esta noche

Elprincipito:          y en un coche, se nubla, la realidad en la que vivo.

Pernelle                Ruffini ignora números que la vida me otorga.

Fincola:               ¿Que ecuación que la razón no resuelve

Elprincipito           vuelve a presentarme sentimientos al cubo?

Pernelle:              Cristales rojos son mi corazón marchito.

Fincola:                 Y el azar, tal vez esté escrito

Elprincipito:           como escrito está, en el día, el Sol maldito.

Pernelle                 tu música rompió el rubí de mi pecho

Fincola                   y salieron ardiendo los que habitan mi aliento

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pernelle :              Mi cálculo esta noche sale negativo.

Fincola:                 Pretendía que me amaras esta noche

Pernelle:               mas tu música rompió el rubí de mi pecho.

Fincola:                 El reloj que daba las horas esta hueco.

Pernelle:               Ruffini ignora números que la vida me otorga.

Fincola:                 Podría calcular la distancia exacta de tu boca

Pernelle:               hacia besos lejanos llevados por las olas.

Fincola:                 No, no quiero abrazar la soledad de la luna…

Pernelle:               pero deja que ella te arrulle con mis horas.

Fincola:                 Caen las hojas al viento como cae mi esperanza

Pernelle:               como agua de rocío revitalizo tu alma;

                             la boira de mis versos se extiende plana y llana

                             en una verde alfombra que alumbra tu alborada.

                             No quiero más pesares en tu luna lejana.

                             No morirán tus versos en la llama del alma.

                             La oquedad del reloj es el tiempo que guardas

                             para el pronto disfrute de unas manos livianas.

Fincola:                Pero queda un jazmín en la montaña mas alta

                             que alcanzaré con sudor si me prestas tu pañuelo

                             que llevaré colgado al cuello como indicio

                             de que algún dia quisiste este pobre por amuleto

                             que te pide con humildad un fugitivo beso

Pernelle:               Las sedas de mis labios engalanan tu cuello.

                             En ocre, azul y verde protegen con denuedo

                             esa flor blanca y sola que tu espíritu encuentra

                             en el monte más alto o en la humilde meseta.

                             Hace tiempo que guardo oculto cual tesoro

                              un recuerdo muy tuyo en mi celda de oro:

                              aquel momento mágico de triste luz de luna

                              que lloraste y me trajo el aire con fortuna

                              una lágrima tuya que rozó rostro y palma.

                              La lluvia me la dio y en custodia se guarda.

Fincola;                 Déjame recorrer con mis manos vagabundas

                             tu rostro blanco y lechoso como la luna.

                              el tiempo lo debió inventar un dios bondadoso

                              para que algún dia alcanzara yo tu torso.

                                Mas no esperes que lleguen las palabras;

                                mis rodillas sobre el suelo poso ancladas

                                pidiéndote clemencia

                                que tengas algo de paciencia

                                porque antes que mis palabras llegaran

                                a tus oídos mis anhelos en formas de algas

                                y no presumas de que te quiero

                                porque soy como un pobre perro

                                que ama cuanto es bello y profundo

                                como son tus ojos cuando con los míos los alumbro

Pernelle:                  De antemano sabia que era juego perdido

                                el amarte y querer que un dia fueras mio.

                                Vivir con ilusiones y el alma desgarrada

                                despierta cada dia mi tímida mañana.

                                No quiero que te esmeres por tenerme contenta

                                porque amor cada noche pasea por tu puerta

                                con trajes y peinados y con pieles muy nuevas

                                de distintos colores y tersuras diversas.

                                No, no temas que no te exijo nada,

                                 y entiendo que defiendas tu tímida posada

                                de caballero andante o de juez reposado

                                 y la tranquilidad de tu otoño dorado.

                                No puedo presumir de aquello que no tengo.

                                 Pero sí puedo darte un candil en tu historia:

                                 y cuando necesites en tímidas nostalgias

                                 o en tormentas inmundas la luz de una esperanza

                                 tu vista alza hacia el fondo del inmenso universo

                                 porque allí, muy remota, yo te sigo queriendo...

                                 Y seré fiel escudo de tus fieras lanzadas...

                                 tu sangre ya acostumbra a limpiarse en mi falda.

                                 Después adiós, hasta otra, un dia volverás

                                 Las rosas de mi historia tu paso esperarán.

Fincola:                     No te pido que me ames, te pido que ames

                                  y que el universo chorree como fuente.

                                  Eres canal por donde pasa la divina corriente

                                  los ángeles, las rosas, los esqueletos

                                  la muerte no me pertenece, pero sabes

                                  que si soy dueño de mi vida y si me lo permites

                                  seré estrella que guíe tu camino multicolor.

                                  Debes tener en tus manos un jazmín inspirador

                                  porque cuando tomas el verbo mi sangre llora.

Pernelle:                    ¿Me pides que yo ame? Tus versos son mi vida.

                                  Tus palabras escritas la fuente donde bebo.

                                  Tu rostro es esa luna donde tú te refugias

                                   y donde yo, en la noche, encuentro tu reflejo.

                                   Tus manos sobre el mar envían tu nostalgia

                                   y así en misma orilla recojo tu añoranza.

                                   El aire, cada dia, pasea por tu piel,

                                   recoge de tus rizos, de tu mirar, la espuma

                                   y alienta mis pulmones, mi risa y mi frescura.

                                   Da igual que en tus palabras el odio se recoja,

                                   que el desprecio pasee por tu mirada hosca.

                                   En mí el desprecio choca y encuentra bienestar

                                   y transporta a tu lado total seguridad.

                                   Tu odio es un lamento de soledad obligada

                                   que el crepúsculo arropa con mi amor en tu cama.

fincola;                        ¿Me dices que yo odio? Tú eres mi herida

                                    la sal de mar no la cicatriza;

                                    tal vez un verso tuyo pueda ser anestesia

                                    y el tiempo a tu lado me cure, tal vez

                                    tal vez, no tenga remedio este pesar, esta angustia

                                    pero seguro que tu comprenderás

                                    que el amor no es algo tan fácil como un cálculo.

                                    Te frustras por el olvido de un tal Ruffini

                                    pero si él te oyera recitar, cambiaría

                                    las ecuaciones por versos, haría poesía,

                                    la música que igualara tus cantos,

                                    cantos de sirena que vuelcan las estrellas

                                    para vaciarles los bolsillos y encontrar

                                    su arcano escondido que robaron al mar,

                                    una simple y llana de tus palabras rimando

                                    con los rubíes que pintas en la madrugada

Pernelle:                      Cada dia me pesa como un saco en mi espalda.

                                    Cada ausencia de ti es una llama amarga.

                                    Cada noche sin vida, cada alba sin norte,

                                    mi llanto a cada estrella, su blanca luz corrompe.

                                    Pero yo no deseo que el amor que te guardo

                                    convierta al desamor en alimento amargo.

                                     y así cada alborada sin dirección ni guía

                                    trae canto de los pájaros y muy dulces sonrisas.

                                    El dia que despierta y que con peso pasa

                                    lleva mi sacrificio y mi entrega temprana

                                    a quien de mí precise escucha, o voz muy cálida.

                                    Si la noche está muerta porque a mi lado faltas

                                     tu ausencia en otras luces, se hace más liviana:

                                     en luces de neón, de filósofas cartas

                                     o en luces de la música que tu recuerdo guarda.

                                     En cuanto a las estrellas que su color regalan,

                                     que mi llanto con miedo o con amarga gana

                                     intentan solapar y resguardar con calma,

                                     regalo mis caricias y energías vitales

                                     de arcanas esperanzas y esotéricos aires.

                                     Infinita en el tiempo y esferas siderales

                                     se guardará esta historia en antiguos anales.

                                     escritos misteriosos, invisibles, inciertos...

                                     tu corazón y el mío serán su lacra y sello.

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 12/15/2007.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Poems)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Adiós 5 - Maria Teresa Aláez García (Sorrow)
It is love... - Jutta Knubel (Love & Romance)
I wish... - Jutta Knubel (Friendship)