Juan Carlos Gesto Viqueira

La Herencia

La casa de la aldea tenía mucho encanto, mis padres nos llevaban allí desde que eramos pequeños siempre que  había una oportunidad para hacerlo.En realidad  era una mansión señorial del siglo XVII que aúnque en el tiempo había tenido reformas y restauraciones,conservaba todo su sabor .Había pertenecido a un indiano de esos que regresaban triunfadores . Cuando estuvo en venta mis padres la compraron , no sin pasar muchos sacrficios.
 
Sin embargo desde que falleció mi  madre , mi padre dejó de venir asiduamente, decía  que la soledad que le invadía se acentuaba allí.
 
En la fachada principal se apreciaba el blasón  formado  por una luna  en fase creciente  sobre 3 estrellas  y  una  cruz sobre una espada . Esta heráldica correspondía a los Enriquez, que ciertamente eran muchos por estos lares.Justo al lado, un  balconcillo como esos donde se coloca  el mastil de la bandera ,que aún se conservan en algunas  casas de los concellos del  rural, y que se utilizaban para saludar ó dar algún discurso.
Estaba ubicada en un espacio natural en un valle preñado de campos y arboledas y rodeado de bellas montañas.Creo que esa era la razón por la que mis padres la habían comprado. Alli se respiraba paz, y eso era lo que en particular mi padre más amaba.Sólo a lo lejos una polvareda  insistente por mor de la explotación de una mina de grafito, pertubaba la belleza y armonía del lugar.
 
Por eso hoy era un dia muy especial, yo y mis tres hermanos habíamos sido convocados para escuchar el testamento que nuestro finado padre nos había legado.
Mi relación con mis dos  hermanos menores y mi hermana , eran simplemente normales , así que nos saludamos formalmente. Pero el silencio reinante reflejaba la ansiedad y preocupación por saber cual era la voluntad de nuestro padre.En el fondo todos deseabamos la casa, para que negarlo.
Yo tenía “pocas papeletas” mi relación con mi padre siempre fúe  crítica  aúnque reconozco que  era  sabio y prudente en sus maneras y procederes.
Por el contrario mi hermanos, Fernando e Inés,estaban muy apegados a él y  habían disfrutado  de ciertos privilegios y favores.
En cualquier caso  mi padres siempre buscaron la unidad de la familia y ya desde pequeños nos decían que teniamos que ayudarnos, llevarnos bien , y no dejar que los acontecimientos de la vida misma nos separaran.
 
El  notario nos miro uno a uno , como si tratara de adivinar lo que pasaba por nuestras mentes,sus movimientos eran voluntariamente  lentos y pausados, de forma que se adivinaba cierto sadísmo por su parte, con el que  hacía juego su serio rostro en el que destacaba su borbónica nariz y pobladas cejas.
 
Aúnque él ya nos conocía , nunca habiamos intimado , y una especie de barrera nos distanciaba. Sólo en el entierro de mi padre, sentí  como su mano dió dos  palmadas de ánimo en mi espalda .
 
De una caja fuerte sacó un pequeño arcón de madera que mi padre había hecho construir artesanalmente , en el que se veía en relieve del escudo de los Enriquez.Cada movimiento del notario  aumentaba la tensíon ,así puede ver como mi hermana hizo un amago de hablar, como si quisiera decir , !acaba ya viejo chocho.¡.
 
De otro cajón del labrado despacho, saco una pequeña llave  plateada que introdujo lentamente en el arcón.Se notaba la aceleración de nuestra respiración , el corazón latía más rapidamente. Por fin del interior retiró un sobre lacrado , cogió un abrecartas y lo abrió cuidadosamente.
Era la inconfundible letra de mi padre, escrita con su antigua Parker de oro.
 
El notarío nos miró uno a uno  diciendo , " señores esta es la voluntad de vuestro padre, por lo que os guste  o no, espero la acepteis y en todo caso  no mostrar aqui vuestras emociones o reacciones .Paso ya a dar lectura a la misma".Saco su doblado pañuelo y  lo acercó a la boca de la que salió un ligero tosido y comenzó.
 
Queridos hijos , hoy a 24 de Septiembre de 1983 , quinto aniversario del fallecimiento de mi queridisima Maria,  vuestra madre . Con plenas facultades decido hacer testamento en favor de vosotros.Quiero que sepais que por encima de todo , en mi decisión ha prevalecido el  deseo de que permanezcais unidos hasta el fin de vuestros dias. Es por eso que necesitarésis de buen juicio y de una actitud  positiva  para poder disfrutar de los bienes que ahora os lego.
 Para tal fin decido  que:
 
Pongo todos mis efectos personales, casas, fincas , capital  y demás patrimonio  en vuestras manos, con el fin de que llegueis a un acuerdo justo y razonable  para su repartición. Si lo haceis asi, debereís notariar vuestro acuerdo y llevarlo a cabo  A partir de la lectura de esta , teneis un mes para    hacerlo efectivo .De lo contrario  no percibireis nada . De ser así,  todo mi patrimonio lo destino al concello  con la ineludible condición de que este  lo destine al provecho del pueblo.
 
En vuestras manos está la decisión  , en la comprensión de las necesidades de cada uno , en el sentido común , y  reitero, en mi deseo de veros unidos , por el que espero dejeis rencillas y egoismos  personales que tienden a vuestro alejamiento.
Con la seguridad de que la sabiduría que se  supone no os ha abandonado  y  con el testimonio de las lagrimas que fluyen de mis ojos al imaginar este momento ,quiero dejar constancia una vez más del amor y cariño que siento por vosotros .
 
Vuestro padre .
 
El notario se puso de pié  y dijo:
 
“Esto es todo señores, en mi opinión y si me lo permiten,  el padre de uds, ha  plasmado en este testamento ,su sabiduría y sentido común . Ojalá ustedes lo hayan heredado al menos parte y podamos vernos antes de la fecha  convenida.”
 
Nos levantamos , nos miramos unos a otros , como diciendo que hacemos?. Así que tomé la inicitaiva y de forma tranquila , expuse: " si  os parece bien y como mayor de los hermanos  os propongo me dejeis ejercer como moderador  en  el dialogo  que llevemos a cabo."
 
Ellos se miraron en silencio y casi al unísono asintieron.
Gracias, hermanos , sugiero que nos sinceremos y expongamos con toda libertad  nuestras preferencias. Así que tomemos este fin de semana para meditarlo, de forma que el próximo lunes a las 9 de la mañana , nos veamos todos en la mansión.
 
Ellos mostraron su beneplácito al respecto.Sin más nos despedimos , eso sí con un efusivo abrazo , lo cual no dejo de ser un tanto sorpresivo considerando  que al llegar  solo hubo un frio saludo convencional.Pensé entonces que la semilla que padre nos dejó  comenzaba  a brotar.
 
El fin de semana me lo pasé en la mansión, tratando de pensar y preparar el encuentro, buscando un ambiente adecuado  que acompañado de una suculenta comida , crearía las mejores condiciones para el consenso.
Salí al balconcillo contemplé los jardines en los que un  tupido manto de hierba ya demandaba la mano del artísta . Ante la ausencia de este decidí hacerlo yo,
Cogí la cortacesped  y me puse manos a la obra . El silencio se rompío ,el monótono ruido , ocultó el canto de los pájaros  , el encanto del lugar se esfumo y  dejé de pensar con claridad. Sin dilación  desconecté la máquina .Miré la hierba de nuevo y me dije a mi mismo , !que crezca!.
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Juan Carlos Gesto Viqueira.
Published on e-Stories.org on 02/02/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Experimental" (Short Stories)

Other works from Juan Carlos Gesto Viqueira

Did you like it?
Please have a look at:

A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)