Maria Teresa Aláez García

Me ha evocado esta hora de la noche un...

El mes pasado preparé este mensaje para colocarlo en una lista. Como tengo una grave disposición a expandirme escribiendo, eliminé el mensaje y coloqué los enlaces. Hoy creo que ... ¿por qué no? ... son pequeñas anécdotas que caben en E-stories porque forman parte de varias vidas. No sólo de la mía sino también de quien compartió todo ésto conmigo.

"Me ha evocado esta hora de la noche un, creo, bonito recuerdo, pero más propio de los meses de octubre o mayo que del mes de junio. Aunque este mes de cambio de estación, en esta tierra, es húmedo - se nos rebelan las estaciones y se salen de su lugar - y al final será muy caluroso, no quita para que las condiciones estimulen ciertas evocaciones.

Andábamos nosotros por Cartagena.  Sería el año 1985 más o menos. O 1984.  Nosotros eran en realidad "nosotras". Mis amigas de la coral y yo. Y los compañeros. Aunque en esa época yo tenía un espectro de amistades - lo sigo teniendo - de lo más variopinto y mi manía de mezclar churras con merinas - distintas personas de distintos estamentos sociopolíticos, económicos, etc... - me hacía un poco singular, como todo ser humano mantenía las amigas fieles con las que me encontraba todos los días - menos los fines de semana que se iban a la playa - casi por obligación de los ensayos.

El director decidió que era hora de ir grabando un disco. Fue mucho tiempo después de  haber asumido el Ayuntamiento de Cartagena la posesión de la Masa Coral tras una dura lucha para evitar su desaparición, tras el desmantelamiento desgraciado de la Empresa Nacional Bazán que se hacía cargo de todos sus costes. En un principio, cuando entré yo - allá cuando los dinosaurios eran pescados con cola - en primer lugar no se permitía la entrada más que a familiares e hijos de trabajadores. A mí me enchufaron unas amigas cuyo padre era trabajador y me permítió la entrada el hecho de ser hija de un militar retirado. Me costó un año entero el entrar, un año constante de acudir todos los días a todos los ensayos, sufrir todas las pruebas y casi perder los estudios. El director era implacable pero esta actitud era necesaria para mantener el estatus de la Masa Coral. Pero quien se lo proponía, entraba. En mi caso no podía tener un acceso fácil. Primero, como ya dije, fue por no ser mi padre trabajador de la empresa - aunque sí fue marino -. Después fue porque al probarme, al cantar, hacía portamentos. Más tarde tenía miedo de cantar de soprano. Más adelante me daba miedo hasta el mismo director. Pero volvía al día siguiente y la misma persona que me iba diciendo cada vez -no, no, no- me iba enseñando a lograr el "sí, sí, sí". Hasta que una noche me preguntó: ¿dónde te quieres poner? Y elegí las contraltos. (Ensayábamos de noche, entre las ocho y media y  las diez y media).  No quiero dejar sin reflejo el hecho de que mi prueba antes de entrar por fin definitivamente en la Masa Coral fue junto a Carmen, la esposa de Juan, una mujer muy bella y con una voz finísima y con mucho estilo.

http://www.cartagenacomercio.net/detalleser.php?id=73&idcomercio=610
http://images.google.es/imgres?imgurl=http://www.calasparra.org/fotos/masacoralcartagena.jpg&imgrefurl=http://www.calasparra.org/index.php%3Fidioma%3Des%26seccion%3Dnoticia%26id%3D352&h=300&w=300&sz=36&hl=es&start=1&sig2=YGBCQ5ritGrbfAGTkBI8Bw&um=1&tbnid=nHIM6mBNHSjs_M:&tbnh=116&tbnw=116&ei=1IpQSOTYNqfs0ASq2aHKCg&prev=/images%3Fq%3Dmasa%2Bcoral%2Btom%25C3%25A1s%2Bluis%2Bde%2Bvictoria%2B%2B%26um%3D1%26hl%3Des%26rlz%3D1B2RNFA_esES206ES230%26sa%3DN


Pues fue el año de la grabación el último año que estuve en Cartagena. Junto a la grabación del disco también tuvimos la grabación del himno de la ciudad y una serie de fotografías con los nuevos trajes y muchas más cosas.

La primera vez que vi a la Masa Coral actuar fue en un concierto de Navidad, en la parroquia de La Concepción, de mi barrio. Era una cría y aunque me gustó, tenía ese especial deseo de agradar a las amigas que venían con nosotros a la cuales todo ese tipo de música les parecía un rollo. Venía también la amiga que luego me presentó en la Masa Coral y no le agradó nada escucharme decir que “la próxima vez volvería con una enorme caja de tomates para regalársela… lanzándolos al tirar y dar”.  Después iba yo sola buscando los conciertos de dicha coral por las parroquias y teatros de Cartagena.

Años más tarde, al entrar mis amigas, nos llevaron a las otras compañeras de barrio y brevemente, mi entrada fue como la he descrito. Estaba de secretario D. Antonio, por cierto. Y no quiero dejar de recordar a mis amigas Maria Dolores y Cristina y a Juan, su padre, quien todas las noches tenía la santa paciencia de llevarnos en el coche.

Tras haber conseguido que el Ayuntamiento de Cartagena formara un patronato que dirigiera los destinos de la Masa Coral, se pusieron todos manos a la obra y comenzó en serio – o más en serio – la andadura de dicha entidad. Grabaciones, apariciones en televisión y en radios, organización de conciertos y encuentros con otras corales, salidas al extranjero, todo ello bajo la doble batuta de entonces director Juan Lanzón Meléndez y de los distintos alcaldes y alcaldesas que rigieron la ciudad. En ocasiones bajo el mandato del PP, bajo el PC o Partido Cantonal o bajo el PSOE. Yo recuerdo a menudo el nombre de Ginés Huertas como alcalde de Cartagena. Fue una de las personas que más hizo por la ciudad. Con esta nueva regularización de la Masa Coral, nos marchamos a Madrid a grabar nuestro primer y nuevo disco con Philips.  Allí en el comedor de la Casa Discográfica, conocimos a un joven Santiago Auserón vestido entre muchos cueros negros con Radio Futura, al que luego vimos actuar en uno de los polideportivos de Cartagena. Fue cuando hice mía la frase de “nunca en mi vida saldré con un personaje famoso o de la farándula” A partir de aquel momento me negué y me sigo negando rotundamente a conocer a personaje alguno que salga por televisión, radio, cine, etc… so pena de haberlo conocido antes de hacerse famoso. Y no porque fueran malos chicos. Imagino que estarían hartos de recibir un constante acoso de sus fans.

http://es.wikipedia.org/wiki/Santiago_Auser%C3%B3nç
http://www.youtube.com/watch?v=GYuwLyD2qJ4
http://www.youtube.com/watch?v=HKJ6UsmXWbc&feature=related

Lo llamo "jovencito" y es más mayor que yo. Así lo vería. No tengo más que decir y eso que algunas canciones suyas me gustan. Si alguien puede replicarme: “es que Auserón nunca ha grabado con Philips” puedo responder que según la charla que nos dieron allí antes de entrar a grabar para explicarnos cómo se desarrollaba todo el montaje desde la grabación hasta la salida del disco, digamos que aquella era la “fábrica de discos” pero que luego cada casa ponía su sello en la carátula.

Acudíamos a dormir a un castillo de Ávila en un pueblo llamado “Las Navas del Marqués”. Un castillo de ensueño. Me tocó compartir dormitorio con dos compañeras e íbamos cada cual a nuestro aire. Lamenté mucho no poder ver todo el castillo porque las horas que pasábamos en la grabación y la prudencia de los más mayores nos lo impedían pero no me privó de guardar gratos recuerdos de mi estancia allí.

http://es.wikipedia.org/wiki/Las_Navas_del_Marqu%C3%A9s
http://www.youtube.com/watch?v=WPpjBiN-0jQ
http://palaciomagalia.mcu.es/homemag.htm
http://www.lasnavasdelmarques.es/web/page.php?action=image&id=8&cat=10

Las habitaciones tenían hilo musical que estaba todo el dia instalado. La biblioteca era enorme. La capilla más modesta. El patio encantador y había una pequeña balconada donde se hubieran vivido historias de amor cervantinas o shakesperianas perfectamente. Pasear bajo sus muros por el jardín e incluso una visita a su cementerio,  a sus panteones parecía que llevaba al visitante a otro mundo completamente aparte, un mundo a todas luces distinto del nuestro como personas jóvenes y medio discotequeras con la locura del siglo XX hacia la discreción castellana y el silencio austero del XVI. Guardaban a la entrada del castillo un carruaje donde no dudamos en subir y donde nos fotografiamos. No sé por qué no guardo buen recuerdo del carruaje. Quizás porque yo no trataba la historia y los legados que nos dejaban los antepasados con la sorna y el poco cuidado con el que lo hacían mis amigas y compañeras. Sería por eso que yo encontraba a todos los/las especímenes de la época, diez años mayores que yo, como si fueran diez años menores y no babeaba tras ellos para conseguir un autógrafo. Y mi cara carecía de arrugas y mi cuerpo de grasas, así como mi conciencia de errores difícilmente subsanables.

Encontré cuadros del Bosco. Tanto allí como en el Escorial. Admiré en el Palacio de Oriente las lámparas, los relojes, los tapices.  Pisaba un suelo recorrido por tantos nobles, caballeros, reyes, princesas… Contemplé y ayudé en la limpieza de las dos enormes lámparas que se hallan en la sala de recepción real del palacio. Ví dar la comunión a los sacerdotes del Opus en la Almudena.  Me senté en los sitios reservados para los violines de la ONE, en el Palacio de la Ópera y probé un clavicordio.

http://www.youtube.com/watch?v=AdJnZWgB6vw
http://www.youtube.com/watch?v=3Wd_YtMW_qM
http://www.youtube.com/watch?v=v8w64Be08Cw
http://www.youtube.com/watch?v=WOYGo118Fhk&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=qaVgjNd6aGw
http://www.youtube.com/watch?v=eEne9DsjLeA

Hacía poco que había llegado de Suiza. Berna, Fritzburgo, Ginebra, Interlaken. Todo son anécdotas que espero contar con pelos y señales y dejar un pequeño rastro de cómo fue el mundo durante algunos años

Entiendo que para mentes y personas que hayan visto mucho mundo, esto son estupideces, naderías, tontadas y romanticismos. Para mí, fueron parte de una vida. La mía. Y la de otras personas, algunas de las cuales, ahora, ya no están con nosotros."

Por eso dedico en un principio este texto a Ana Luz. Y por nuestra composición sobre la liberación de Granada y la entrada de los Reyes Católicos. Algún dia escribiré sobre ello.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 07/13/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Remembrance" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Castigo privado - Maria Teresa Aláez García (Experimental)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)