Maria Teresa Aláez García

Despido

 

I

Los recuerdos arañan

un

corazón antiguo de carne y sangre,

de cieno

de mentiras

desgarrado ahora por las notas de lágrimas

contenidas

en pepitas de orgullo.

Cómo pesa la desazón.

La espalda se arquea bajo las horas tardías del conocimiento exterior.

Mientras tanto

dentro,

los hornos se van apagando paulatinamente.

Paulatinamente.

 

Los pasos

acentúan

su huella

a

cada

poco.

 

Dentellada en el suelo.

 

Asfalto mordido

por la gravedad del bagaje humano

que lo condiciona a  su locura

una

y

otra

vez.

 

II

¿Qué ocurriría con el azul si a todos nos gustara el rojo?

 

Nada.

 

Si el azul existe se encuentra en la conciencia de alguien. A alguien le gustará y a alguien le disgustará.

 

Por algo  el azul existe en la mente del que piensa en rojo: para saber que nadie es perfecto, para aprender a convivir con quien piensa distinto y para formar el lila que siempre es otra alternativa. De todos modos nunca se acabaría con él: siempre tiene la opción de ocultarse y vivir latente porque los seres humanos no son robots, tienen corazón y por genética, gustos distintos.

 

Si no, el rojo ni siquiera pensaría en el azul.

 

III

Puse mi mano derecha sobre su mano derecha.

 

Coloqué mi mano izquierda sobre su mano izquierda.

 

Ambas fueron desvaneciéndose.

 

Fundiéndose.

 

Desapareciendo.

 

Mi frente sobre su frente.

 

El pecho sobre su pecho.

 

La boca sobre su boca.

 

La posesión de mí misma dentro de su posesión.

 

Quise ser una con él y no ser ya yo, ser, sentir, vivir con, por, para él.

 

Sentir lo que sus manos acariciaban, escuchar los sonidos que llegaban a sus receptores, alegrarme con lo que a su vista resultaba grato, lamentar junto a él lo que le dolía, sentir por él sus pesares, evitarle la melancolía o acompañarle en la frialdad de sus temores, en la angustia de sus fracasos, en la inquietud de sus incertidumbres, en la nostalgia de sus despedidas, en el dolor de las traiciones, en el abandono de los desaires.

 

Ocuparme de sus problemas. Solucionar sus trifulcas. Consumar sus pasiones. Acrecentar su creatividad. A la vez, dejarlo libre porque al existir dentro de él ya no sería otra y se sentiría libre de mí mientras yo experimentaría todo lo que él quisiera y no lo que mis expectativas crearan. Él con nuevas experiencias. Él apasionado con las mujeres. Él extasiado en la vigilancia, descubrimiento  y ocupación de las cosas. Él definiendo, puliendo, augurando, controlando.

 

Yo tomé mi decisión de negarme por libre iniciativa, propia. Ya viví lo que tenia que vivir. Ya sentí lo que tenía que sentir. Ya experimenté lo que debía experimentar. O no. O me faltaba sentir, vivir y experimentar por él o para él o como él. Sentí que debía ser él aunque fuera yo porque para completarme yo me faltaba él. Así que fui a ser él mismo para liberarme, liberarlo y ser también yo misma.

 

No quise ya ser yo. Quise desaparecer, destrozarme entera y ser su identidad, nublarme y ser su sol, ocultarme y ser su luz, ahogarme y ser su agua, arder y formar parte de su fuego, sepultarme y alimentar sus raíces y su tronco y sus hojas y dar frutos, bellos frutos, deliciosos, jugosos e incesantes frutos.

 

Sentí mi búsqueda felizmente acabada. Traduje por fin el sentido de mi vida localizado.

 

Ser solo él. Sentir por él. Pensar por él. Fundirme en él.  Desaparecer mi yo sin dejar huella y aparecer un él mejorado.

 

Y al mirarlo para acabar mi vida entre sus ojos, se escuchó el grito desesperado de la cucaracha que con horror, buscaba huir de mis manos y soltarse de mi presencia.

 

Desperté del sueño y sentí algo de asco.

 

En un lado de la cama, Kafka. “La metamorfosis”.

 

24 de junio de 1999.

 

http://es.youtube.com/watch?v=RRMz8fKkG2g

© Samuel Barber. Adagio.

 

http://es.youtube.com/watch?v=ABW7wDmmrHI

http://es.youtube.com/watch?v=BMFKhJkd3lM&NR=1

© Kafka. La metamorfosis.

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 09/25/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Experimental" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Eres padre - Maria Teresa Aláez García (General)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)