Giovanni Di Cristofano

Tio Satita


 
                                                      El tío Sata se sube al árbol        Dani Boom
Cuando era niña, teníamos un tío llamado Antonio D´angelo al cual conocíamos como “Sata”, digo teníamos porque a pesar de las diferencias de generación y relatividad sanguínea, todos lo llamábamos tío. El sobrenombre Sata vino porque cada vez que algo malo pasaba, el se agarraba la cabeza y mirando al cielo, clamaba: “¡Ay, Satanás!”, lo cual me causaba risa y temor al mismo tiempo.
Una vez, cuando era muy pequeña, mi tío Sata intentó enseñarme como trepar a un árbol. Subió y subió hasta que no pudo regresar. Mi rollizo tío -tenía la cara de Papá Noel, lo juro- ya estaba desesperado y con las piernas colgantes se balanceaba de un lado a otro, intentando asirse del tronco para deslizarse.
-Tío Sata, Tío Sata, baja, ¿Qué estás haciendo allá arriba?, le dije.
-Quiero volver, Chiquita. Pero voy a usar mi método, no te preocupes.
Lo próximo que vi fue al tío Sata sobre el suelo sin moverse. Dios, estaba tan asustada, recuerdo como siendo una niñita pensé que había muerto o ¡algo peor!
Regresé corriendo a la casa y pedí ayuda a mi abuelo que andaba por los alrededores caminando con la mirada perdida y concentrada en seguir el camino de un grupo de hormigas. Él alertó a los demás y pronto un grupo de gente se encontraba alrededor del caído, tratando de hacerlo reaccionar.
Al no lograr nada, mi bisabuela, Paquita, se acercó llorando a gritos por la muerte del tío.
-“Ay, mi Satita”, gimoteaba de rodillas.
Un segundo después el tío Sata se levantó y sacudió el polvo de su ropa. Todo el mundo lo miraba estupefacto. Mi abuelo le reclamó: -¡Pero Sata, caramba, pensamos que estabas muerto!
- ¿Yo? -dijo Sata- ¿Cuándo?-
-¡Cuando caíste del árbol!
-Noo- respondió mi tío- ¡No compadre, esa es la manera en la bajo de los arboles!

Les contaré luego sobre mi abuelo Papapa, quien era tan distraído que un buen día olvido su coche cerca de la panadería y luego llamó a la policía pensando que había sido robado.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Giovanni Di Cristofano.
Published on e-Stories.org on 04/18/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Humour" (Short Stories)

Other works from Giovanni Di Cristofano

Did you like it?
Please have a look at:

I\'M STAYING ON IN MOSCOW, IVAN IVANOVIC - Giovanni Di Cristofano (Humour)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)