Karl Wiener

De que manera la cebra ha obtenido sus rayas

 

       Desde que hay las cebras en el mundo, existe controversia acerca de la cuestión de si estos animales hermosos son caballos blancos con rayas negras o caballos negros con rayas blancas.

        Para acabar este conflicto, me fui por todo el mundo. Finalmente llegué a África, la patria de las cebras. Allí conocí a un hombre muy viejo y muy sabio, a quien pidió resolver el misterio de las cebras. Ya que el hombre era muy viejo y muy sabio, él inclinó la cabeza de un lado hacia el otro y respiró hondo antes de comenzar a hablar:

       Te diré lo que sucedó. En tiempos pasados, teníamos solamente caballos blancos y caballos negros tambíen aquí en África. Los caballos blancos no estimaban los caballos de color negro. Por lo tanto, expulsaron los caballos negro de los abrevaderos y los mejores campos de la alimentación. Los caballos negros tenían que hacer el trabajo más duro en los campos, mientras que los caballos blancos disfrutaban de su vida como monturas orgullosas.

       Los seres humanos también, no eran contrarios a tales ideas extrañas. Vivían separados, la gente blanca y la gente negra, cada uno de ellos en sus pueblos. Los pueblos estaban rodeados de vallas de madera, hechas de listones. La gente blanca pintó sus vallas de color blanco para evitar que los hombres negros entren en un pueblo blanco, y los hombres negros pintaron sus vallas de color negro para evitar que la gente blanca no se pierde en un pueblo negro. Así se podía ver ya de lejos los que vivían en un pueblo.

       Los caballos buscan la cercania de los seres humanos. Tenían miedo de estar solo durante la noche en la inmensidad de la estepa, rodeados de leones y otros carnivoros. Pero en la oscuridad no podían distinguir entre las vallas blancas y negras. Así sucedió de vez en cuando que una manada de caballos blancos se acercó a un pueblo negro y, por otra parte, una manada de caballos negros se acercó a un pueblo blanco.
 
       Por la noche, los caballos son tan cansados como tú y yo. Por eso, se apoyaron en las vallas, para evitar de caer. Pero los listones fueron siempre recién pintados, por temor a la pintura, que debe rechazar a los forasteros, desvanezca Así la pintura de los listones desteñió. A la mañana siguiente, los caballos blancos se despertarono con rayas negros y, viceversa, los caballos negros se despertaron con rayas blancas en el pelo. Desde entonces, no se puede distinguir los caballos blancos de los caballos negros, ya que todos ellos son a rayas negras y blancas. 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Karl Wiener.
Published on e-Stories.org on 07/26/2011.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Fairy Tales" (Short Stories)

Other works from Karl Wiener

Did you like it?
Please have a look at:

The butterfly - Karl Wiener (Fairy Tales)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Mallo (Science-Fiction)