Xiomara Martinez Ruiz

El Sueño de Andres


Había una vez un pequeño niño llamado Andrés, el niño vagaba por las calles de una gran cuidad, era conocido por todos como el “pequeño ambulante.” A pesar de que recibía la ayuda de muchos que lo conocían, Andrés vivía en la calle, mucha gente quiso llevárselo y ayudarlo pero por mas que lo intentaban Andrés nunca quiso ya que el decía que ese era su hogar. La madre de Andrés había fallecido al momento de su nacimiento y nsu padre nunca apareció así que Andrés vivió los primeros años de su vida en un orfanato y cuando cumplió sus seis años se escapo de allí y comenzó a vivir en la calle. Se alimentaba con lo que podía, usualmente el Señor José, el dueño de la panadería de la esquina, lo ayudaba, le daba comida a diario y también le regalaba la ropa que su nieto no usaba. Andrés a pesar de todo era un niño alegre, con la ayuda de Don José y la de muchos lograba llevar una vida alegre de cierta forma. El niño vivía en un local abandonado, lo que antes fue una gran iglesia en esa ciudad. Andrés siempre decía que ese era su hogar allí dormía siempre y durante el día caminaba por las calles buscando comida y persiguiendo sueños. Andrés era un niño muy soñador. Siempre imaginaba cosas y tenia deseos de aprender y hacer cosas que fueran nuevas para él. Le encantaba ir al parque a jugar con otros niños. Algunos lo rechazaban ya que los padres de estos le decían: -aléjate de ese niño que esta muy sucio y podría tener una enfermedad contagiosa-. Sin embargo, otros jugaban encantados de la vida con el, hasta le enseñaban a correr bicicleta y le prestaban sus juguetes. Andrés cada día estaba mas contento, había logrado muchos de sus sueños, como: aprender a correr bicicleta, ya que habían niños que le prestaban las suyas y lo enseñaban, otro de sus sueños era aprender a leer, y lo logro ya que Don José le enseñó y también el pequeño aprendió a escribir y hasta tenia una libreta que el nieto de Don José le regaló para que escribiera cosas cuando quisiera. Andrés vivía muy feliz a pesar de su situación pero Andrés te! nía un s ueño que era casi imposible de lograr para él, aunque lo soñaba con ilusión y deseaba con ansias poder cumplirlo algún día. Su sueño era ir al “Mundo Mágico de Disney.” En una ocasión se encontró una revista donde había una imagen de ese lugar y vio que decía: Disney, el mundo mágico de cualquier niño. El deseaba poder ir a ese mundo mágico algún día. Guardó la página de esa revista y todos los días la miraba y se decía a si mismo: algún día yo iré a ese mundo mágico. Mucha gente se reía de el, le decían que era imposible que un niño pobre fuera a ese lugar que era tan costoso. Andrés le decía a Don José que el quería ir a ese mundo mágico que era mas grande que el sol. Don José le decía que eso era imposible, que ahí solo iban los riquillos o la gente con una buena situación económica. Pero Andrés seguía diciendo que el iba a ir. Le dijo un día a Don José que comenzaría a trabajar en la calle para ganar dinero y así poder pagar su viaje a Disney. La inocencia de Andrés era tan grande que pensaba que podría pagar un viaje tan costoso con solo trabajar y ganarse algunas monedas diarias, y a veces ninguna. Había visto un precio en la revista y como el no sabia mucho de números pensó que no era mucho y que podría pagarlo si trabajaba. Comenzó a trabajar, algunos días ayudaba a Don José en la panadería pero era muy poco lo que Don José podía pagarle así que también empezó a trabajar limpiando los parabrisas de los autos, pasaba todo el día bajo el sol en espera de que alguien necesitara sus servicios. Había días en los que nadie quería que le limpiaran el parabrisas. Algunos no le pagaban después que Andrés pasaba mucho trabajo limpiando, otros le gritaban y le llamaban ladrón ya que al verlo cerca de su auto creían que Andrés iba a robarles. Andrés se desanimaba mucho con esta situación pero a pesar de eso seguía luchando para lograr su gran sueño. El niño estuvo un tiempo trabajando en los parabrisas pero como eso no le dio tanto dinero pues empezó a cortar el patio de algunas casas. Don José le prestaba s! u cortad ora de grama. El niño casi sin poder usar la maquina lograba arreglarle el patio a muchas casas. Había gente que lo trataba muy bien, lo ayudaban y le pagaban buen dinero, sin embargo había otros que tenían el corazón de piedra, porque a pesar de verlo sufriendo bajo el sol, le pagaban una miseria y lo trataban muy mal. Andrés pasaba muy malos ratos en ese trabajo de arreglar patios, hasta llego a lastimarse las manos muchas veces, porque en ocasiones tenia que sacar la hierba mala del patio con las manos. La aspereza de esta hierba quemaba la suave y frágil mano del niño. Así paso un buen tiempo, el niño trabajaba a diario con la esperanza de poder cumplir su sueño algún día. A pesar de que en ocasiones le iba mal con los trabajos que conseguía, el pequeño Andrés seguía luchando y luchando cada día. Después de un buen tiempo Andrés creyó haber conseguido la cantidad necesaria para poder ir al mundo mágico con el que tanto soñaba. El pequeño era un niño inocente así que a pesar de que el dinero que tenia no era mucho el pensó que sí tenia el dinero suficiente. Así que estaba muy emocionado creía que al fin iba a poder cumplir su gran sueño. Esa noche se fue contento al lugar donde el dormía, o como el le decía: “mi hogar”. Se comió algo que Don José le había dado y se durmió temprano. Pero sucedió algo inesperado esa noche, entraron unos ladrones a ese local y le robaron la lata con el dinero. El niño despertó muy emocionado en la mañana esperando encontrar su dinero donde lo había dejado pero para su sorpresa solo encontró una lata vacía. En ese momento su mundo se derrumbo, empezó a buscar el dinero por todas partes pero no encontró nada. Se sintió muy triste en ese momento. Todo se le vino abajo. Toda su lucha por conseguir el dinero. Todo, todo estaba perdido. El pequeño Andrés sintió un dolor tan fuerte en el corazón. Sentía mucho coraje también. El niño paso todo ese día llorando, sufriendo por el dinero que había perdido. Estuvo el día entero desconsolado y cuando cayó la noche se la paso llorando! . Era un a noche lluviosa y al igual que el niño el cielo lloraba desconsoladamente. Su dolor era más grande que el universo. La noche transcurrió y al llegar la mañana nada cambió, el niño seguía igual de triste. Así pasaron varios días. El pequeño Andrés fue perdiendo poco a poco su espíritu alegre. Cada día se encontraba más triste. Pero un día las cosas cambiaron; sin que el niño lo supiera pero desde ese día su vida cambiaria para siempre. Andrés estaba saliendo de la panadería de Don José y se encontró con una señora, muy noble. Quien le compro un pedazo de pan y un biscocho para que se lo comiera. El niño le dio las gracias, en ese momento la señora lo miro y le dio tanta ternura ver al pequeño Andrés solo en la calle así que decidió llevárselo a su casa. Andrés no quiso en un principio pero estaba tan triste y la señora se porto tan bien con el así que accedió a irse con la señora. Cuando llegaron a su casa, la señora le dio un buen baño al niño, le puso ropa limpia y le dio de comer. Luego se sentaron a platicar un rato. La señora le contó a Andrés que ella tenia un hijo más o menos de su edad que había fallecido unos meses atrás. Le dijo: Mi nombre es Verónica, quiero ayudarte Andrés. Yo tenía un hijo de tu edad, pero lamentablemente falleció hace seis meses. Andrés le contó también su historia a Verónica. Así estuvieron platicando un buen rato. Andrés nunca le comento nada a Verónica sobre su sueño de ir a Disney. Ellos se hicieron los mejores amigos. Verónica cuidaba de Andrés como si fuese su propio hijo, llegando a encariñarse mucho con el. De igual forma Andrés se encariñaba con ella. Verónica decidió adoptar a Andrés. Los trámites se tardaron un poco ya que apareció el padre de Andrés pero cuando lo encontraron estaba muy enfermo en un hospital y después de un par de semanas falleció. Paso un mes luego de eso y al fin Verónica logro adoptar a Andrés. El niño estaba muy contento pero todavía tenía ese dolor en el alma por lo sucedido con su sueño de ir a Disney. Lo que Andrés no sabia era que Verón! ica tení a planeado un viaje a ese mundo mágico. Ella siempre había deseado ir a Disney pero cuando su hijo estaba vivo nunca tuvo la oportunidad. Así que esta era la oportunidad perfecta para hacer ese viaje. Verónica se llevo Andrés un día y le dijo que irían de vacaciones a un lugar increíble. Andrés no tenía la menor idea a donde iban pero estaba muy emocionado. Al llegar a el lugar Andrés brinco y grito de emoción. Decía que ese era el mundo mágico que el siempre había deseado. Verónica le dijo que sabia de su gran sueño por medio de Don José. Andrés le dio las gracias. Estaba muy muy contento de haber cumplido su sueño. Le dio gracias a Dios y a la vida por esa gran oportunidad y tambien se sentia muy feliz de saber que ahora tenia una madre que a pesar de no serlo biológicamente lo queria muchisimo y prometió cuidarlo y quererlo por siempre. Desde aquel dia la vida de Andrés cambio por completo. Disfruto de sus vacaciones y al regresar a su casa comenzó a estudiar, tenia muchos amigos. Y luego de un tiempo Verónica se caso y tuvo un nuevo bebe. Andrés tenía un hermanito y una familia que lo adoraba, era niño feliz ya que nunca renuncio a sus sueños y logro convertirlos en realidad. “A veces renunciamos a lo que queremos por miedo a que las cosas no salgan mal pero lo más importante en esta vida es no darse por vencido y luchar siempre por lo que queremos.” Este fue el mensaje que Andrés dio a sus compañeros en su graduación de noveno grado. Los años ya habían pasado y Andrés era un adolescente maduro y responsable pero aun así Andrés no olvidaba lo que en un momento de su vida fue su gran sueño. FIN

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Xiomara Martinez Ruiz.
Published on e-Stories.org on 11/16/2011.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Childhood" (Short Stories)

Other works from Xiomara Martinez Ruiz

Did you like it?
Please have a look at:

Un Mundo de Fantasias - Xiomara Martinez Ruiz (Thoughts)
Pushing It - William Vaudrain (General)