Vicente Gómez Quiles

LAS TENTACIONES DE CRISTO

 
                         (Acto primero)
                        
                          Cálidas arenas abrasando mis pies cansados
                          deleitándome del fugaz, eterno, de divino
                          orbe, Padre, entrego mi alma a Tu Espíritu, hermanados
                          andando juntos por el rojo desierto, camino.
 
                          Mis pasos, son Tus Pasos en esta tierra perdida,
                          llevados adonde antes pisó Tu Espíritu Santo,
                          inclinando los pies dirijo la huella más hundida
                          invisible al globo táctil por cubrirlos Su Canto.
 
                          Volviendo del Jordán, nos dirigimos al desierto;
                          nuestro júbilo, presentes andadas: Tus deseos.
                          Volviendo del Jordán en el caminar inexperto
                          sintiendo Tu Bendita Voz, Tu andar y mis deseos.
 
                          Contigo voy al desierto sabiendo que me deparan
                          días confusos de sol, amargas noches oscuras.
                          Sentándome entre secas piedras, mis piernas se paran.
                          A Ti Padre rezo, por vencer mis ansias futuras.
 
                          Por Ti Padre mi entrega, por ser Dicha Tu Palabra
                          con el apego silencio: la arena sin su gota,
                          me veo Contigo detrás de espejo limpio que brota
                          viniéndose un temor donde el cuerpo descalabra.
 
                          Rociándose estaban las viejas rocas de sombras
                          bajo la luz que alumbra, bajo Tu Voz mi luz propia.
                          A luces puras, blancas tachas forjándose Asombras,
                          llenando mis ganas completas quisiera ser copia.
 
                          El tiempo transcurre porque Tú lo otorgas sin mancha,
                          de las piedras, su eterna firmeza y angustiada tierra.
                          Las piernas cansadas refugiándose en su guerra,
                          reposa mi forma, tal fuera una cruel avalancha.
 
                          Mis blancos dientes gritan enojándose callados,
                          guiándose por neuronas parpadeantes de vida
                          donde mi cuerpo olvida los sentimientos pasados
                          que es Tu Espíritu Fiel quién a mí me da la vida.
 
                          Mis cortas venas se duermen en esta sangre humana,
                          en mí fluyen como La Divinidad que en mí entierras;
                          será, Fontana Bendita que poderosa emana
                          dentro y fuera sin nombrarla, talle con alma encierras.
 
                          Contigo soy, desierto, nubes, aves que separan
                          alas diáfanas del viento; mágicas rupturas.
                          Sentándome entre secas piedras, mis piernas se paran.
                          A Ti Padre rezo, por vencer mis ansias futuras.
 
                          Contigo Padre permaneceré; el día callaba
                          suave claridad en gélida brisa escarlata
                          mientras coautores brazos se teñían de plata,
                          mientras mi frente un índice con voces respiraba.
 
                          Contigo llego sin buscar falsas metas, caminos
                          equivocados que el meollo racional no controla.
                          Andando mi alma será Tu Alma ahora, no estará sola
                          recorriendo los pasos guiados, valientes destinos.
 
                          Es Contigo si muero para aprender que vivo
                          en cada punto nítido, del cuerpo fui plantando
                          Fortaleza, Amor, Dulzura mientras Te Voy buscando
                          de Tus Señas El Ser Único donde me desvivo.
 
                          La noche estaba amenazando su cara oculta
                          disuadiendo las palabras con silencios de rabia,
                          invadiendo con negras olas la púrpura labia
                          y respirando sigilo contra la aureola culta.
 
                          Enmudeciendo naturas luces para ser santa
                          que alumbre desde abajo nuestra vieja manta,
                          disuadiéndome la oscuridad su Voz Blanca.
                          Tu Voz es mi voz, desde esta tu boca se arranca.
 
 
                                      (Acto segundo)
 
  
                          Volviendo claridad en la firme atalaya cuidada,
                          donde vislumbraría por los cielos una muralla
                          dorada con sedas azules, túnica postrada.
                          Abrasador resplandor que titubeando me calla.
 
                          En las sucias y perversas miradas del desierto
                          asomaba-se una víbora desde el hueco suelo,
                          mirando fija se acerca, ondulando, quedo yerto.
                          Rastreando cercana como si fuera nuestro duelo.
 
                          A dos metros, casi puedo sentir su mal aliento
                          rebenque de gas erecto, ver sus dos ojos breves,
                          escuchar sus lenguas babeando metálicas nieves
                          cuando se dispone a preguntar, incordiando lento.
 
                          - ¿Y quién decís que sois vos encima de mí, subido,
                          recordándome la angustia de alguien que he aborrecido?  
 
                          Yo soy Jesús, soy hijo de José, hijo de Helí,
                          El hijo de Matat y también hijo de Leví,
                          hijo de Melqui, Janai, Jobed, Naasón y Judá,
                          descendiente de Noé, Jacob, Judá y Matusalá.
                          El hijo de Isaac, Enós, Adán, hijo de Dios.
                          Hijo del hijo, del hombre, carne y viento de Dios.
 
                          - Te equívocas,
                          Vos sois otro hijo de la mágica casualidad más perpetua,
                          recordándome mis miserias
 
                          Fuera de aquí, maldita droga, que llevarás
                          la perdición por donde vayas...
 
                          Luego la culebra reptaría hasta su guarida,
                          sola, sinuosa, seseando sórdida ÿ vencida.
 
                          El fuerte calor abrasaba transparentes llamas
                          provocando malevos sudores que sofocaban,
                          acaeciendo densas repulsas, pronto atormentaban,
                          y recordé del olivo las más hermosas ramas.
 
                          A Ti Dios Padre te pido; sea capaz de aguantar
                          las grandes llamas en el viejo tronco del olivo;
                          venga el sueño por ramas caídas del sensitivo
                          mundo donde el pájaro solo no sabe cantar.
 
                          A Ti Dios Padre te suplico; me nutras hondar
                          por las gracias vivas, con la tempestad aumentada
                          sabiduría encerrando bruma dilatada,
                          del fiel gesto al fruir, me hagáis ser mi rondar.
 
                          A Ti Padre te imploro; reveles mi sed en Ti
                          polvoreando obras divinas de luz, con color,
                          espíritu microcosmos de lo bueno en mí
                          que puedas encontrar, hijo sabedor del dolor.
 
                          El fuerte calor abrasaba con naranja flama
                          dejándome con un sudor frío que sofocaba,
                          llenándome con rubor tibio que atormentaba;
                          entonces recordé un bebe sin su linda cama.
 
                          Serenísimas Tus Señas, no como mis palabras
                          encerradas del envite eco por éstas entrañas,
                          que suben y a la vez resbalan entre telarañas
                          cuerdas humanas, sean todas Tus Señas palabras.
 
                          Sean Todas Tus Dichas mis próximas obras en tierra.
                          A Ti, feliz me desplomo truncado de piedad.
                          A Ti Padre, luchando siempre con mi adversidad,
                          dando vida, no es mía sino Tuya con mi guerra.
 
                          La mañana enmudecía aros energéticos
                          guiñando sus frisos ojos a la luna redonda.
                          La noche estaba encima con sus lentos, apáticos
                          bostezos de niña, sollozando, profunda, honda…
 
                          Apenas unas estrellas alumbran en silencio,
                          pequeño huso amarillo de resguardada arena.
                          Patinando se recrean luceros en silencio,
                          frágiles por no marear a la dócil tierna arena.
 
 
 
                                      (Acto tercero)
 
 
                          Ya transcurridos dos días y una noche vencida,
                          pintada de mármol porque Tú mi Dios lo quisiste.
                          Ahora voy resguardando en la luna que me diste,
                          “treinta” años tengo desde que en Belén fuiste vida.
 
                          La noche se hizo día recubriendo el encanto
                          de las formas, de la alegría, dicha con su llanto.
                          Regalándome la belleza del nuevo desierto
                          de las formas, de voluntades si en Ti me despierto.
 
                          Era mi tercer día, viendo del desierto cándido
                          soles, luz, agonía de tierra seca brillando.
                          Desde la torre de piedra roto sigo amando,
                          la agrietada voz, complacido me asomo perdido.
 
                          Discreto, muy difuminado marcha vacilando
                          con sus cortos pasos agarrándose con neumática
                          mano por venir descalzo, cuatro patas andando.
                          Rugiendo el león, circula alrededor y se explica:
 
                          - ¿Quién decís que sois vos, dentro de ese cuerpo metido
                          recordándome penurias de alguien que he aborrecido?
 
                          Yo soy la luz de tu llanto
                          y la Voz de Mi Dios Padre
                          te hará vagar por mi manto.
 
                          - Mi piel te daría confort y mis garras el poder del mundo.
 
                          No quiero nada tuyo, ¿qué efímeros objetos podrás guardar?
                          Porque aquello - preciso y sencillo-,  jamás lo tendrás.
 
                          Lerdo, rugiendo ronco, se marchaba ronroneando…
 
                          Contigo voy al destino, sabiendo que me deparan
                          días turbios del hombre, amargas noches oscuras.
                          A Ti Padre rezo por vencer mis ansias futuras
                          desde un desierto donde las rojas formas se paran.
 
                          A Ti Dios Padre te suplico; me nutras hondar
                          sendas lenitivas de esta tempestad aumentada
                          de inexpugnables dudas entre bruma dilatada,
                          del fiel gesto al fruir, me hagáis ser Tu rondar.
 
                          Así, pasaron los días, habiendo transcurrido
                          una semana cuando desde el vientre de la arena
                           surgía nueva forma, un escorpión con su pena
                          moviendo su aguijón que en el aire estaba tendido.
 
                          - ¿Y quién decís que sois vos, encima de mí subido
                          recordándome la angustia de alguien que he aborrecido?
 
                          Soy Dios, Hijo del Padre
                          que te deja vivir
                          sobre mi greda madre.
 
                          - Yo te podría enseñar las riquezas enterradas
                          bajo las piedras más extrañas e intactas de la tierra.
 
                          Las bellezas anheladas, tú no puedes verlas.
 
                          Enojado, agachando su aguijón se marchaba
                          llevando aquel propio veneno que le atormentaba.
 
                          Contigo soy destino sabiendo que me deparan
                          días confusos del hombre, bellas noches oscuras.
                          A Ti Padre rezo por vencer mis ansias futuras
                          desde un desierto donde las negras formas se paran.
 
                          El día se hizo noche, y en esa noche se hizo el día.
                          Pasados cinco más, cinco noches habían sido.
                          Cinco noches con mañanas, para ser todo un día.
                          Ya doce días desde la llegada al desierto cálido.
 
                          Doce corazones con sus gotas de destierro santo,
                          invadido por plegarias desde Tu Trono pulsado.
                          La noche estaba amenazando con rostro cansado
                          disuadiendo conclusiones de silencios y encanto.
 
                          Misteriosos cantos de un mochuelo en el cielo errando
                          con sus ojos abiertos y blanco pico girado,
                          curvo a los lados, postrándose me viene hablando
                          transportando recuerdos, tétrico labio arqueado.
 
                          - ¿Y quién decís que sois vos encima de mí subido
                          recordándome la angustia de alguien que he aborrecido?
 
                          Soy El Verdadero.
 
                          Y marchaba-se el mochuelo como vino, volando.
 
                          Contigo voy al destino sabiendo que me deparan
                          momentos que van y no vuelven, mis noches oscuras.
                          A Ti Padre rezo por vencer mis ansias futuras
                          desde un desierto donde frustradas almas se paran.
 
 
                                  (Acto cuarto)
 
 
                          Y el día se hizo noche, y en esa noche se hizo el día.
                          Pasados cinco días más, cinco noches habían sido,
                          cinco noches con mañanas, para ser sólo un día;
                          diecisiete días habidos en el desierto cándido.
  
                          Así, pasaron los días respirando tragaluces
                          de piedra, polvo rojo y rotos cristales de arena,
                          mis ojos ya se cansaban con los juegos de luces,
                          noches, mañanas, días con sus largas tardes en pena.
 
                          Lóbregos momentos en procesión son mis sentidos
                          declarándose mudos y copiosos, invadiendo
                          sinuosas contusiones, lentos flagelan perdidos.
                          Me siento vencido del cuerpo que se va muriendo.
 
                          Mis osudos brazos caen y se cuelgan despeñados
                          como ese cruel despego de las ramas del olivo.
                          El tronco surge seco con sus lados agrietados
                          como ese mi cuerpo apaleado del tiempo creativo.
 
                          Laudables son Tus Señas pero me encuentro perdido
                          por un desierto en confusiones por falta de orgullo,
                          por no encontrarme buen hijo Tuyo, entonces arrullo
                          mis pensamiento dentro del cuerpo casi tendido.
 
                          Agasajando mis sentidos con los pensamientos,
                          agasajando mis pensamientos con los sentidos.
                          Por creer en Ti Padre, son todos los entendimientos,
                          por vivir en Ti Padre, disculpa delirios tímidos.
 
                          Perdóname mi flaqueza en la tierra del olvido,
                          no vivo como quisiera, sí por estar Contigo.
                          Tu Voz son mis palabras por las sendas del perdido
                          que no vivo como pensara, si al estar Contigo.
 
                          Contigo voy al destierro sabiendo que me deparan
                          días confusos del hombre, amargas noches oscuras.
                          A Ti Padre rezo por vencer mis ansias futuras
                          desde un desierto donde envidiosas formas se paran.
 
                          La tierra suspira competencia y desilusiones,
                          respirando agotada y galante, casi ulcerada
                          en oscuros tapices, santiamén de reflexiones,
                          la tierra seca envuelta en la enorme llama tumbada.
 
                          La tierra envejecida parece estar olvidada
                          a su suerte, sumergida en una nueva venganza,
                          qué triste cuando se regala y en maldita matanza
                          del que se creé ser humano, sesga tierra entregada.
 
                          Aquellos primeros se olvidaron de Tu Palabra
                          para vivir libres en la tierra con sus cadenas
                          ensangrentadas, a Ti pido rompas las condenas
                          de los nuevos por no saber de auténtica Palabra.
 
                          Todo ser en tierra es hijo de su anterior y en ese
                          continúa la cadena, eslabón a eslabón, y ese
                          a su vez enlazándose con otras forman nudos,
                          revolcándose en la angustia con los suspiros crudos.
 
                          Suspiros crudos por no pedir perdón en su día,
                          por no obedecer, que la llave de estas mil cadenas
                          sólo la tiene nuestro Dios, y sólo espera el día
                          en que tú la pidas con pasión, rompiendo condenas.
 
                          Rompiendo cadenas, perdonando a tu alrededor,
                          liberando condenas, olvidando alrededor.
                          Contigo Padre permanezco a Tu Amparo Bendito,
                          Tu Voz, Tu Luz, mi voz, mi llanto peregrino escrito.
 
                          Mi cuerpo rezongón que murmurando en su dolor
                          flaquea sofisticado con aliento quebrantado.
                          No vivo como pensara, si al vivir a Tu lado
                          permanezco roto, callado, cubierto en mi olor.
 
                          Sucio por fuera, limpio y purificado por dentro
                          que Tu eres mi Padre, mi Dueño y Señor de los Cielos.
                          El aire que respiro me aturde en ocultos celos
                          por volver a oírte, por sentirme en ese airoso centro.
 
                          Leves suspiros de amor fondean mi alma consolada
                          serían enigmas del interior, lanzas sin malicia,
                          un efluvio divino recorriendo mi piel tibia.
                          Suspiros elaborando nueva carne agraciada.
 
                          Serían entregas de pasión, encarnaciones puras
                          conservando la esencia viva, celestial derrota
                          por donde mi ser olvida las anteriores curas,
                          por Tu Presencia, el aire pasa en un nuevo abismo.
 
                          Un nuevo abismo limpia mi sucia piel, sentimiento,
                          no vivo como quisiera, si por estar Contigo,
                          sí por vivir Contigo es todo mi arrepentimiento.
                          No habito por los demás, sí por estar Contigo.
 
                          Agasajando mis sentidos con los pensamientos,
                          agasajando mis pensamientos con los sentidos.
                          Por creer en Ti Padre, son todos los entendimientos,
                          por vivir en Ti Padre, disculpa delirios tímidos.
 
                          Contigo soy el camino sabiendo que me deparan:
                          Morada tumultuosa, amargas noches oscuras.
                          A Ti Padre rezo por vencer mis ansias futuras
                          desde el destino donde malignas formas se paran.
 
                          Mientras, fiel al instinto presiento una nueva forma,
                          acercándose poco a poco, marcha provocando
                          remolinos de arena y viento en el desierto arando
                          un torbellino pregunta cómo va siendo norma.
 
                          - ¿Quién decís que sois vos dentro de este cuerpo metido
                          recordándome la angustia de alguien que he aborrecido?
 
                          Soy el Hijo del Dios Verdadero.
 
                          Y marchaba-se el remolino de arena y viento…
 
                          Había pasado treinta y siete días en el desierto
                          cuando en el cielo interrumpió la refrescante lluvia
                          tenue, cristalizando suavemente el entorno yerto,
                          solos, con sus gélidas puñaladas de agua tibia.
 
                          Humedeciendo mi boca, mojando mis entrañas
                          cálidas y secas por esa luz que nunca muere
                          dentro del pecho, resbalando el agua en las pestañas,
                          mis ojos brillan dentro de ese párpado que fuere.
 
                          La lluvia cesó renaciendo el sol con su brillo lento,
                          hidalgo y generoso, esparciendo nuevos dones
                          al temeroso desierto, secándole en porciones
                          como si una cría pidiera amor materno, presiento.
 
                          Y así, pasaron los días respirando tragaluces
                          de piedra, polvo rojo y rotos cristales de arena,
                          mis ojos ya se cansaban con los juegos de luces,
                          noches, mañanas, días con sus largas tardes en pena.
 
                          Agasajando mis sentidos con los pensamientos,
                          Tu Palabra es la gran victoria desde el corazón.
                          Por creer en Ti Padre, son todos los entendimientos,
                          Tu Palabra es el escudo en su congénita razón.
 
                          Como cristal morado son mis labios grietados,
                          secos y cansados al transcurrir un nuevo día,
                          desde nuestra llegada al rojo desierto sería
                          una mañana más, con mis inciertos transportados.
 
                          Contigo Padre permanezco a Tu Amparo bendito,
                          refugiándome en Tu Espíritu Santo donde vivo
                          removiendo mis cálidas ropas donde Te escribo
                          Tu Voz, Tu Luz, mi voz, mi llanto peregrino escrito.
 
                          Contigo voy al destino sabiendo que me deparan
                          días confusos del hombre, amargas noches oscuras.
                          A Ti Padre rezo por vencer mis ansias futuras
                          desde un desierto donde envidiosas formas se paran.
 
                          Tuyo es el poder y la gloria por siempre Mi Señor.
                          Y es en el silencio, ajeno al mundo, donde Te Encuentro.
 
 
 
                                      (Acto quinto)
 
 
                          Mi nómada alma rompe con el cuerpo sedentario
                          por no perderse con su fragilidad emergente,
                          quiere volar del bosque donde solo llora el cirio
                          latiendo por el transcurrir fugaz, heroicamente.
 
                          Siento perder en silencio, sudor y sacrificio,
                          quizás no merezca ser el altivo de los hombres
                          en la tierra del olvido, tiempo sin beneficio.
                          Quisiera olvidar el egoísmo propio de los hombres.
 
                          Un cálido viento se quema en mi garganta airada,
                          dentro del suplicio eterno no me dejéis fingir
                          profundas heridas, sales de la tierra angustiada,
                          quisiera ser inmenso orgullo en mi humilde afligir.
 
                          Mi cuerpo pálido y gris estrujado a la intemperie
                          que reclinándose en las piedras desigual adormece,
                          sosegados chasquidos del corazón que enmudece
                          en donde se escapan todos los segundos en serie.
 
                          Tambaleándome estoy como el velero con su suerte,
                          suspendido como un globo fijo que sobrevive
                          futuro al cordón que le une a la tierra donde vive
                          o como el afligido oscuro gorrión que es la muerte.
 
                          Izar el cuerpo Señor, que a Tu lado quiero estar.
                          Tambaleándome estoy como aquel gorrión que se muere.
                          Cuerpo con alma, vida con muerte, luz de Espíritu
                          alumbrando mi frente.
                          Ten misericordia del hombre, sujeto a su suerte.
                          ten misericordia Señor que el ánimo se pierde
                          como el fuego no oxigenado
                          o como el agua de la fuente, ligera perdiéndose.
 
                          Habían pasado cuarenta días y cuarenta noches
                          desde mi humilde trono, lleno de arena y piedra,
                          donde la tierra suspira agonía, de sangre con yedra
                          venenosa en las mañanas para enmudecer las noches.
 
                          Izar el cuerpo Señor, que a Tu Lado quiero estar.
                          Tambaleándome estoy como el globo que sobrevive
                          atado al cordón que le une a la tierra donde vive.
                          Sangre con agua, futuro y suerte, luz de Espíritu
                          Iluminando fuerte.
                          Ten misericordia del hombre, ampárale siempre
                          ten misericordia Señor que las fuerzas desprenden
                          ausencias que no vuelven.  
 
                          Con destreza el aire seco manosea incansable,
                          magistral y egoísta como el tesorero, dueño
                          del entorno donde corretea solo, iterable
                          por el espacio donde el sentimiento sólo es sueño.
 
                          Es sueño y dueño de este mundo inquieto, manejando
                          mi cuerpo hambriento, a deriva quedo, estremezco
                          en las ganas, quiero alimentarme y no sé si merezco
                          ver las piedras que sustentan al cuerpo por donde ando.
 
                          Y el aire se tiñó de negro con su eco en silencio,
                          tiras que se abren en tijera, trozos cayendo fuera,
                          del centro se asomaba una sombra vagando despacio,
                          lento deslizándose, y deslizándose el diablo era.
 
                          ………………
                          ………….
                          ……..
                          ……
                          …
                          ..
                          .
                          (Y el resto de la historia pudimos leerlo en La Biblia)
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Vicente Gómez Quiles.
Published on e-Stories.org on 02/03/2012.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Emotions" (Poems)

Other works from Vicente Gómez Quiles

Did you like it?
Please have a look at:

Inmersión a tus mundos abisales - Vicente Gómez Quiles (Fantasy)
Good bye - Jutta Knubel (Emotions)
SING NO SONG WITHOUT JOY (mit Uebersetzung) - Gabi Sicklinger (Everyday Life)