David Rivera

charlie y la fabrica de alcachofas



 
Charlie, un joven de veinte años, residente en la aldea villalbona de la fresna, caminaba un día de verano, por el parque de su localidad, cuando de repente y sin previo aviso, una paloma, cae muerta encima de su cabeza.
 
Charlie, no entiende lo sucedido y justo cuando se disponía a enterrar a la paloma, recibe una llamada teléfonica.
 
Su padre, (papito Charlie), había muerto y le dejaba en herencia a Charlie hijo, la fábrica de alcachofas, que durante sesenta años, había dirigido su padre.
 
Charlie hijo, salió entonces corriendo sin rumbo, loco de alegría por la herencia y loco también pero de tristeza, por la muerte de su padre. Como estaba loco por dos motivos bien distintos e incompatibles entre si, decidió quedarse con la locura de alegría, ya que la fábrica valía muchos millones.
 
Al llegar a la fábrica, que ya era de su propiedad, comprobó horrorizado, como las puertas de entrada, podían abrirse y cerrarse, dependiendo si las quería tener abiertas o cerradas.
 
Después de asimilar este detalle, volvió a quedar nuevamente horrorizado, al comprobar también, que los moldes de la fábrica, aquellos que se usaban para fabricar las alacachofas, eran de chapa. Aquello, fue superior a sus fuerzas mentales y anímicas y cayó desplomado sobre el bloque de hielo, que se encontraba justo delante de la puerta del ascensor. Aquel bloque de hielo, era propiedad del repartidor de gas de la fábrica y que por un descuido, lo dejó olvidado, al entrar en el ascensor. Charlie, se recuperó de inmediato, de las lesiones causadas, tras impactar con el bloque de hielo y continuó merodeando la fábrica que recién había acabado de heredar.
 
Caminaba tan atento a las pinturas rupestres de la sala de máquinas, que no se percató del murciélago que colgaba del techo, como si fuese una morcilla en proceso de secado. El impacto fue tan brutal contra ambas cabezas, que se le desprendieron de inmediato, media cabellera, tanto al murciélago como a charlie.
 
Charlie, perdió el conocimiento y aunque lo buscó por la sala y los pasillos, no lo encontró. El murciélago, perdió mucha sangre y aunque también la buscó, no encontró ni una sola gota por ninguna parte.
 
Ambos, tras el impacto, se hicieron muy amigos y decidieron compartir los beneficios de la fábrica. El murciélago, al que charlie bautizón como "Bruno" murió siete días después, al caer en el interior de un cubo de grasa de caballo incandescente y corrosiva, material indispensable, para la fabricación de las alcachofas. Charlie, no pudo superar la pérdida de su nuevo socio y fiel compañero, el murciélago "Bruno" y se arrojó al interior de un sitio profundo, tardando tres horas en llegar al fondo. El impacto fue tan brutal, que se partió los zapatos y la corbata en el acto, falleciendo cinco minutos mas tarde.
 
Charlie, deja esposa, dos hijos y un calamar congelado en la nevera, junto con restos de embutidos en el suelo del baño de su casa.
 
"Vilem morten tristern picen el murcielaguenm brunin charlienm"
 
(traducido del latín germano antiguo viene a ser algo parecido a:
 
"viven y mueren triste el murciélago bruno y charlie")
 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of David Rivera.
Published on e-Stories.org on 05/11/2012.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Humour" (Short Stories)

Other works from David Rivera

Did you like it?
Please have a look at:

Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)