Joel Fortunato Reyes Pérez

EL POBRESOR DIGITAL

EL POBRESOR DIGITAL
...Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Los primeros siglos de la noche se han ido,
y aún faltan tres segundos más, primero,
para llegar al cementerio de los planes
y planetas deshabitados por cada si, pero no,
le había dicho el día anterior un sillón cobarde,
entre lentes fugitivos y con el crédito por el suelo.


No obstante, meteórico y eufórico, estaba adelante
del milenio de esfuerzo camaleónico, dónde ha
dejado de ser un topo equilibrista y astrónomo
de cátedra derretida...


El espacio ya no es como lo recuerda,
curvo y azul-negro, ir viendo añejos centenarios buhos
lo dejó paralizado en un soplo bajo la puerta invisible.


Pues había vivido al final del Pleistoceno, oh, los huesos
del Mamut recuerda, con unos treinta mil apuntes,
la nieve, el hielo, y los recibos por pagar de la renta.
Nada decían papiros, pergaminos, tablillas de arcilla
recocida con el refrigerador a medio llenar, tal vez,
se decía, eran códices e inscripciones por descifrar,
en las pupilas desgastadas, en la memoria de los dedos,
no tan ágiles como hace dos mil siglos, en los cuentos
de ciencia ficción qué escribía...


Meditaba frente a la pantalla.
Entre somnolientos lápices y grafíticos renglones
antiquísimos...  ¡Sí, es cierto, y muy serio se veía
frente al viejo espejo colgado en el rincón de su
cuarto!... Religiosamente se decía: En la explosión
del Cámbrico la historia de la vida carga en su
maleta quinientos treinta millones de años.


Por su ventana había un pequeño dinosaurio,
sonriente, y él, era el último sobreviviente con dos
toneladas de fantasía organizando una defensa
galáctica contra todo cuadriculado razonamiento,
montado en su caballo de madera, con cabeza
de mamut... ! A veces, sin embargo, se transformaba
en la escoba tirada en un viejo bote de basura!...


El, pobresor digital... ¡Nadie lo creería!
Ahora estaba desempleado y la noche anterior
había soñado una gran fila de puntos rosados,
palpitando adolescente entre unos biberones
y se decía:... ¡Claro, son unos amables y sagrados
cenotes del antigüo Yucatán!... Pero... Y si el
volcán tiene faldas nevadas y se derriten... ¡Claro,
el bosque de Venus aparecerá enrojecido y el
calor me despertará de nuevo!..........


Mi almohada... ¿Dónde está?
¡Se ha perdido!... No la encuentro.
Buscó bajo la cama, y ahí estaba,
su viejo balero, empezó a jugar,
de nuevo... Y luego... ¡Salió de éste cuento!

...Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 06/16/2012.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Science-Fiction" (Short Stories)

Other works from Joel Fortunato Reyes Pérez

Did you like it?
Please have a look at:

¡ ACORRALADO ! - Joel Fortunato Reyes Pérez (Fairy Tales)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)