Vicente Gómez Quiles

¿DE QUÉ CIELO HABLAS?

 
                              Pero, ¿de qué cielo me hablas?
                              Para mí no habrá otro paraíso
                              sabiendo apreciarlo a tu fiel compañía;
                              arropándonos entre baladas de Kenny G
                              o leyéndote poemas de Octavio Paz;
                              besándonos hasta disecarnos el alma…
                       
                  Abrazándonos sin límite éstas esferas
                  pequeñas venidas de las propias estrellas;
                  nobles sentimientos rularán inconscientes,
                  tersas cortezas erizadas de nuestra dicha.
           
                              Hay todo un mundo en cada nada;
                              su luz vertida a cualquier agua.
                              Cada oruga se enrosca para ser la ninfa.
                              Nuestro pentagrama también nos guía dentro;
                              desde éste retraimiento y súplica.
                              En cada nota musical invento
                              melodías corpóreas nunca presagiadas
                              para sentirme vivo mientras moría,
                              para revivirme mientras no me amabas.
                              Aunque jamás duela pensarlo, no fue virtud.
                              Simplemente complacencia.

                  La muerte tan sólo dura lo que no cura la vida.
                  Un breve instante. Otra pérdida de pérdidas.
                  Lo demás fue aguantar combates con ofrendas.
                  ¡Antes de socorrerme, salvaría a La Tierra!
                  Atracciones fugaces de flauta prodigiosa
                  qué en lugar de ratones quisiera llevarse penas.
                  También nos arderán las manos de esperar
                  retumbos fugaces dilatando actuales horas.
                  Tributos a un pozo siempre absorto de súplicas
                  porque la impaciencia es diosa inexperta.
                  No hay dilema, mayor destreza, falsa elocuencia;
                  apenarnos con aprensión no compartida,
                  apearnos al oír la transcendental llamada.
 
 
 
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Vicente Gómez Quiles.
Published on e-Stories.org on 08/11/2013.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Philosophical" (Poems)

Other works from Vicente Gómez Quiles

Did you like it?
Please have a look at:

A CARLOS BOUSOÑO - Vicente Gómez Quiles (Remembrance)
A special moment - Helga Edelsfeld (Philosophical)
The Power of Darkness - Ramona Benouadah (Fantasy)