Ricardo Villarpeña

Numero 13

No amanecía, aquella noche no, nadie sabía que pasaba , pero no se hacía de noche , el cielo estaba blanco.
Y ya eran las dos de la mañana, ya se empezaba a pensar , que empalmaría con el amanecer de aquella inusual noche.
Y allí estaba la familia , en su casa , escéptica , sin saber que pasaba , sin saber el por que no se hacia de noche , ya hablaban preocupados.
-esto es como las noches blancas que hay en san petesburgo-decia uno
-esto no es normal –decía otro-por lo menos aquí
Pero todos estaban preocupados . y expectantes en la terraza , esperando que por fin anocheciera , pero no , el día seguía prolongándose.
Y pasaban las horas , el día seguía prolongándose , y la angustia de la gente que no entendía , también
Y pasaban las horas , el día seguía prolongándose , y la angustia de la gente que no entendía , también
Y seguían pasando las horas , el día seguía prolongándose , y la angustia de la gente que no entendía , también
Pero finalmente , a las 5 de la mañana . se oyó un gran estruendo , como una explosión , como un trueno.
Y cinco aviones empezaron a sobrevolar el cielo .
Ahora si que si , la familia estaba muy asustada.
Había llegado , había llegado la hora , llevaban muchos años esperando, viajando y viajando por el universo , en busca de un hogar , ya que fueron expulsados de su planeta ,y necesitaban propagarse , reproducirse , extender su especie. Y la tierra parecía un buen lugar .
Ellos eran una especie peculiar , su reproducción consistía en tocar a otro ser , y este automáticamente se convertía en uno de ellos , ya que su genoma cambiaba.
Pero para extenderse , necesitaban encontrar seres y ahora , ya los habían encontrado , en la tierra.
La nave aterrizo , aterrizo en el centro del pueblo.
Tenían miedo de salir , por que a ciencia cierta , no sabían lo que realmente le esperaba . Pero echaron valentía , y finalmente salieron.
Allí estaban , todo el pueblo esperando , observando expectantes.
Allí estaban ellos , con sed de reproducción , y viendo aquel manjar , no pudieron esperar mas. Empezaron a tocar a la gente
Estos se convertían , y tocaban a mas , y estos a mas , y así la cadena se empezó a propagar rápidamente , y a los pueblos de al lado , y a la nación y a todo el mundo.
Apenas quedaban seres vivos que no fuesen ellos , habían agotado el planeta , volvían a tener la misma necesidad , y ahora eran mas.
Pero no era culpa suya , no podían evitarlo , no podían evitar destruir todo lo que encontraran fueses a donde fuesen , por que al fin y al cabo eran así , no hay solución.
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Ricardo Villarpeña.
Published on e-Stories.org on 11/10/2013.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Crime" (Short Stories)

Other works from Ricardo Villarpeña

Did you like it?
Please have a look at:

Sin cobertura - Ricardo Villarpeña (Fairy Tales)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)