Angels Vinuesa Fernandez

el tiempo

EL TIEMPO

 

 

 

 

¡Adios amor!

 

Nos separan las agujas del reloj.¡¡Fíjate que  tontería y que grandeza ¡

 

El tiempo, en su paso inexorable, hizo una pausa. Se detuvo para que tu y yo viviéramos una intensa historia de amor.

 

La tierra se detuvo en su movimiento y se creo una burbuja invisible que nos envolvió con un manto inerte. Y fue flotando a través del cielo posándose en alguna estrella errante, que perdida en el infinito de lo infinito, nos dejo  hacer.

 

No importaba que nuestros mundos fueran antagonistas, ni que nuestras creencias y valores distaran entre sí como dos paralelas que ni se encuentran jamás. Todo esto quedó suspendido en un segundo, en un momento de nuestras vidas, para dejar  paso al mundo de las sensaciones y de los sentimientos.

 

La vivencia, irrepetible por su pragmatismo, quedó enganchada en dos  seres que lo único que pensaban era en amarse.

 

No existía lógica del pensamiento ni los condicionamientos sociales, ni siquiera los aspectos morales que escandalizarían a cualquier beata. Solo existía un amo puro, limpio como un riachuelo que cayendo en la gran cascada  nos ensordece.

 

Agua limpia y cristalina que en ningún parte de su recorrido, queda impregnada por los avatares de la vida; ni siquiera modificada  en su más ínfima molécula.

 

Amor en el sentido  mas claro de sus entendimientos, aquel que no existe, aquel que cuenta las novelas  y que dista mucho de la realidad.

 

Palabras y mudos silencios  solo modificados por la mirada intensa de aquel que no puede decir lo que siente. De aquel que calla por no tener que necesitar mañana lo que hoy posee. Cielo claro. Suave frescor con olor a hierba que desnuda dos cuerpos y los hace uno, entremezclados en una fusión extraña.

 

Él mañana  no cuenta, ni tan siquiera el momento después cuando uno se siente dichoso y el cuerpo esta pleno de felicidad. Solo cuenta  aquel instante  de inmenso gozo, aquella explosión de placer que tan solo dura un segundo... El tiempo..

 

La estrella siguió saltando de galaxia en galaxia. Y la burbuja revoloteando en el firmamento. Y el tiempo se estacionó viendo pasar  divertido a aquellos dos seres que vivieron una historia increíble, impensable para cualquier mente humana.

 

Pero el cielo se empezó a llenar de nubarrones negros, nubarrones de remordimientos de obligaciones, de mentiras por no defraudar  a la otra persona....

 

Y la burbuja estalló de tal manera que las agujas del reloj se volvieron a poner en marcha. Y el tiempo siguió transcurriendo.

 

Y ahora, por mucho que tu corrieras a paso veloz y apresurado y yo siguiera mi paso cansino, nos seguiría separando el tiempo que yo he vivido y el que a ti te queda por vivir.

 

¡Adiós amor!¡¡Hasta siempre ¡¡Quedaras escondido  en algún escondrijo de mi corazón ¡¡Allí permanecerás  escondido para siempre!

Y quizás, si alguna noche  estrellada miras al cielo, aquella estrella errante te haga un guiño y sabrás que siempre pensare en ti.

 

 

 

Angels  Vinuesa

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Angels Vinuesa Fernandez.
Published on e-Stories.org on 01/05/2006.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Short Stories)

Other works from Angels Vinuesa Fernandez

Did you like it?
Please have a look at:

CAYUCOS - Angels Vinuesa Fernandez (General)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)