Brandon Balderas Rocha

Segundo día: Escarbando corazones

Nuestro encuentro fue excepcional sin duda alguna, pero más aún fue lo que siguió.
Esa madrugada nos acostamos cada uno por su cada cual con el pulso acelerado.
El color en el rostro y una sonrisa impertinente fueron nuestros acompañantes de sueño.
La fría duda de si en realidad había sucedido nos mantuvo despiertos al día siguiente.

Más que el miedo a que nuestra conversación hubiera sido una ilusión, surgió entonces el miedo 
a que nuestra conexión fuera una farsa destinada a durar solo unas madrugadas.
Nunca tuvimos miedo más absurdo, nunca estuvimos en mayor equívoco.

Si he de describir como llegaste a mi corazón he de decir que desde esos días en que comenzamos a hablar,
entraste como si fuera tu casa, entraste con tu caos y alegría, con tus inseguridades
y remodelaste con completa alevosía cada pared de cada cuarto que había clausurado por terremotos pasados.

Jugamos a no saber a qué estábamos jugando, siendo inocentemente culpables de lanzarnos preguntas:
preguntas para escudriñarnos, preguntas para comprendernos, preguntas para enamorarnos…
Me hablaste de ti y tú familia, tu pretérito tormentoso, tu presente hesitante... pero no tocaste el futuro.
Te hablé de mis riñas paternales, los complejos traídos desde la lontananza de mi infancia.

Pusimos a contrapunto a mi abuelo y a una escritora de “arde la vida”.
Entraste por medio de una sinfonía de paracaídas,
reíste entre falsamente atribuidos gustos a cárteles.
Fuimos cómplices en asuntos de moda y calzado.
Sequé tus lágrimas a distancia, acallaste mi angustia a kilómetros.

Me hablaste de tu pasión la cual te describe y resume.
Te conté de mis versos los cuales me construyen y expanden.
Ampliaste la trova en mi vida con un tal Luis Ramiro.
Te sorprendí conociendo sobre un Violinista en tu tejado.

Te enseñé mi mente y comencé a mojar tus pensamientos con gotas de conciencia.
Me mostraste tus cicatrices y empezaste a cauterizar mis sentimientos con flamas de locura.
Descubriste cada pequeña visión absurda e idealista que tenía del mundo,
mientras yo interpretaba silenciosamente cada foto, cada estrella, cada nombre, cada pausa.
Empezamos sin vergüenza y sin derecho… a enamorarnos.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Brandon Balderas Rocha.
Published on e-Stories.org on 03/25/2018.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Poems)

Other works from Brandon Balderas Rocha

Did you like it?
Please have a look at:

maldice al destino - Brandon Balderas Rocha (Lovegrief)
It is love... - Jutta Knubel (Love & Romance)
Le isole della pace (Übersetzung von Inseln der Ruhe) - Ursula Mori (Life)